Eco Mujer

Paseos con tradición

Mapa en mano, Chile está lleno de nombres pintorescos y muchos son rincones que cobran personalidad a través de sus costumbres y trabajo artesanal. Visitarlos favorece el comercio sustentable, que beneficia el desarrollo local. Conocerlos permite protegerlos también. Como se dice, se ama lo que se conoce.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción María Eugenia Ibarra Foto Nicolás Abalo Maquillaje y pelo Bernardita Silva Asistente de producción Geraldine Doussoulin

CARDENAL: TEJER A PALILLO. El lugar está al sur de Pelluhue, en la costa de la provincia de Cauquenes. Es tierra de pescadores, pero tejer es desde hace generaciones otra labor que ocupa el tiempo de sus habitantes. Hombres y mujeres, principalmente en invierno, cuando baja la actividad en agricultura y pesca, tejen a palillo lana de oveja hilada y teñida por ellos para crear mantas y echarpes que luego venden.

ISLA NEGRA: HISTORIAS DE LANA Y ARPILLERA. En la década de los 60 del siglo pasado las mujeres de esta localidad costera situada entre El Quisco y El Tabo forjaron una tradición que complementa el atractivo de un paisaje de bosque, rocas y playa, y también la presencia de una de las casas de Pablo Neruda. Se trata de bordados sobre arpillera con escenas locales. Tan delicado es el trabajo, que en 1968 se hizo la primera exposición en el Museo de Bellas Artes. Siguieron otras en Chile y también en el extranjero: en la XII Bienal de Sao Paulo (1973), en Metropolitan Museum of Art, en Miami (1975), y en el Musée de L’Athenée, en Ginebra (1975).
Desde 2012 la tradición integra un proyecto llamado Bordadoras de Isla Negra, que busca la revalorización de la artesanía textil popular chilena.
bordadorasdeislanegra.com

HIJUELAS: PUEBLO DE FLORES. En el valle del Aconcagua, a 90 km de Santiago, esta localidad vecina de Olmué y Quillota es conocida como capital de las flores porque está entre coloridos campos y tiene dentro sus principales actividades el cultivo de variedad de especies que florecen. Aquí se pueden visitar jardines de plantas como el Vivero Hijuelas, con más de 30 años de trayectoria. En Hijuelas está, además, la más extensa avenida con plátanos orientales del país y, muy cerca, se encuentra el Parque Nacional La Campana, un santuario de la naturaleza con la mayor concentración de palma chilena.

POMAIRE: ALFARERÍA COLONIAL. A un costado de la mina de greda del cerro La Cruz, a unos 70 km de Santiago viajando por la Autopistas del Sol, surgió una tradición alfarera que hasta hoy sustenta al pueblo de Pomaire y que, desde 2012, tiene Sello de Origen.
Al principio, en tiempos coloniales, el trabajo de los artesanos permitía abastecer de piezas funcionales a los hacendados de la época; por ejemplo, aquellas grandes tinajas de greda cocida que antes se usaban para guardar semillas. Al comienzo también solo las mujeres trabajaban la tierra. Recién desde los 80 se incorporaron los hombres, pero siempre el oficio ha pasado de generación en generación, complementado con algunos cambios como el uso de tornos de pie y molinillos para la tierra.

RARI: COLOR Y AGUA. Aproximadama 250 km al sur de Santiago está Rari, cerca de los lagos de Colbún y Machicura, además de las termas de Panimávida y Quinamávida. Visitar esta aldea contempla la visita a las artesanas en crin de caballo que se agrupan en la organización Maestra Madre, bautizada así en honor a la forma en que estas mujeres aprenden su oficio. Los artículos se venden en la plaza del pueblo, y gracias a su asociación esta artesanía única en el mundo dejó de estar en peligro de desaparecer.
maestramadre.cl

QUINCHAMALÍ: TIERRA NEGRA. Distante apenas 35 km de Chillán, en este pequeño lugar destaca el trabajo de familias enteras dedicadas a la alfarería de greda quemada. Tiene Sello de Origen y todo el proceso es a mano, solo se ayudan por herramientas como piedras, trozos de madera y pedazos de cuero.