Columnas

James T. Merry: el hombre detrás de la máscara

Es el creador de las máscaras a veces aterradoras, oníricas e irreales con las que Björk ha aparecido en escena durante el último tiempo.

  • Mariano Toledo

Compartir vía email

Sin dudarlo afirmo que Björk es la artista contemporánea más inspiradora, inusual e impactante de los últimos tiempos; sabe hacer de ella misma una ‘performance artística’.

En sus rituales performáticos, la vestimenta es para Björk tan fundamental como los sonidos y la música misma.

Pocos artistas como ella han sabido aglutinar en una sola expresión todas las disciplinas de las artes visuales. De un tiempo a esta parte las máscaras son una constante en sus apariciones. Estas le han dado un aspecto dramático, surrealista y lúdico, escasas veces logrado: antenas en forma de helechos, alas de mariposa transparentes en las sienes, estambres de perlas flotando sobre los ojos. James T. Merry es el creador de estas máscaras a veces aterradoras, oníricas e irreales.

Su repertorio es muy extenso y no por ello repetitivo. Cada máscara es un potente y bello objeto que muta con los gestos y miradas de la cantante; le agregan a su rostro cientos de configuraciones diferentes, definidas por transparencias, trazos lumínicos, fluorescencia submarina y dendritas iridiscentes.

Orquídea Fantasma, Polillas de Metal, Ondas de Sonido, Medusa; son algunos de los nombres de las maravillosas piezas que James borda a mano para los shows de la pequeña genio.

¿Bordador? ¿Artesano? ¿Artista? James nació en Gloucestershire, Inglaterra, pero desde 2009 vive en Islandia para estar cerca de Björk, con quien comparte largas sesiones creativas donde juntos miran referencias e imágenes que los inspiran.

James además ha colaborado con Opening Ceremony, haciendo hermosos bordados de flores, hongos y hortalizas, sobre los logos más populares de las marcas deportivas; Nike, Puma, Adidas, Fila, Umbro, Kappa ¿Se las imaginan desbordantes de rábanos y zanahorias? Según él, fue como “fertilizar estos logos estériles”, y protestar contra la sociedad de consumo masivo.

En 2012 lanzó Anatomies, un libro de dibujos que funde las formas de las plantas con estructuras óseas del cuerpo humano.

El lenguaje de la naturaleza es una constante en su trabajo y dice estar obsesionado con los procesos de transformación de la naturaleza y de las cosas.

Su obra es un nuevo espacio donde conviven la antigua artesanía del bordado con los más atrevidos avances tecnológicos de la música e imagen. Una convivencia impensada para muchos pero esperanzadora para otros.