Belleza

¡Despéinate! Tips para darle volumen al pelo

Si tienes poco pelo y además fino, este artículo es para ti. ¡Olvídate del eterno cabello pegado a la cabeza! Dos especialistas nos entregaron las claves para aleonar la melena y entregarle el volumen que la naturaleza no le dio.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

El volumen no solo es cosa de rulientas. Las que tienen poco pelo también pueden lucir una cabellera leona. Usar productos texturizantes, no llevar el pelo muy largo y realizar el styling correcto son algunas medidas para lograrlo.

1. Un largo adecuado

Como los cabellos finos tienden a apegarse hacia el rostro y la cabeza, hay que ayudarlos a ‘despegarse’. El largo no debería sobrepasar los hombros, así se evita que tenga mucho peso y es más fácil de peinar. “Un corte en capas siempre es bueno para dar volumen, pero está un poco pasado de moda. Yo recomiendo, para quienes no quieran dedicarle muchas horas al styling diario, un corte recto sobre el hombro o un long bob, que da muchas más posibilidades. Se puede llevar desordenado, partido al medio o al lado, le pueden añadir flequillo si la falta de pelo es notoria en el cintillo, o peinarlo con ondulador si tienen alguna reunión importante”, recomienda el estilista y dueño de la peluquería Leonidas Hairdresser, Gonzalo Leonidas. “Hoy las capas ya no se hacen tan literales como antes, se funden con el resto del pelo, entonces ayudan a texturizar el cabello y dar volumen. Lo que se hace es cortar en pequeñas escalas para que algunas secciones se levanten y generen este volumen”, agrega el estilista de la peluquería The Boss Enrique López (en Instagram @enriquelopezsilva).

2. Ayúdate con la partidura

“La partidura al medio quita volumen, pero ayuda a disimular una frente grande o la escasez de cabello en el cintillo. Para mujeres de facciones delgadas, cara alargada u oblonga (ovalada), recomiendo la partidura hacia el lado, sobre todo si quieren verse naturales y casi sin arreglar. A las mujeres con facciones más redondas o de triángulo invertido les funciona mejor la partidura al medio y la utilización de productos o herramientas para generar volumen”, sugiere Leonidas.

3. Efectos ópticos

Hay técnicas de coloración que visualmente dan la sensación de tener más pelo. En general los colores más claros dan una sensación de abundancia en el cabello; pero más importante que el tono es la técnica que se use para aportar textura y movimiento. Por ejemplo, “las puntas más claras ayudan y hacen que el pelo se vea más largo, pero si se necesita que se vea más voluminoso recomiendo utilizar distintos tonos de iluminación en el pelo. En un balayage no se debería usar más de dos tonos hacia arriba (aclarar) y dos tonos hacia abajo (oscurecer); de este modo conseguirán un efecto de sombras naturales que le darán profundidad al cabello, dejándolo con un efecto visual de mayor cantidad. Las que son crespas y de escaso pelo deberían preferir los tonos castaños y evitar los rubios, porque hace que se difuminen mucho los bordes, entonces se ve con menos peso. Las lisas o semicrespas pueden aclarar sin límites, pero no de forma pareja, deben jugar con las luces y las sombras para no quitar profundidad”, explica Gonzalo Leonidas.

4. El styling no falla

La alternativa más fácil (y barata) para dar volumen es peinándolo adecuadamente. Lo primero es al secarlo. “Los difusores son muy útiles porque distribuyen el aire del secador en forma circular, lo que ayuda al pelo a ondularse y ganar movimiento. Pueden poner la cabeza hacia abajo y secarlo en esa posición para intensificar el efecto. Otra alternativa es dejar el pelo semihúmedo, dividirlo en dos y torcer una mitad en una dirección, y la otra en el sentido contrario (o ambas mitades hacia afuera para un movimiento más ‘ordenado’). Sujetar con una pinza mariposa (o un tiburón) y soltar cuando el pelo se termine de secar”, explica Enrique López. También se pueden trabajar ondas con un ondulador, pero sin abusar porque cuando se tiene cabello delgado se daña con mayor facilidad al utilizar herramientas de calor. Lo más recomendable en este caso es aplicar antes productos protectores. “Lo mejor es alternar y enrollar un mechón hacia un lado, y otro hacia el lado contrario. Luego peinar con los dedos para ‘desarmar’ el rulo. En la nuca recomiendo utilizar el ondulador de forma horizontal para ayudar a dar altura y separar el pelo de la cabeza”, agrega Enrique.

5. Los productos mágicos

Todos los productos que se utilizan son importantes. “El champú debería ser liviano y transparente (sin crema), ya que deja menos residuos y no aporta peso. Para el acondicionar, elige un producto que dé volumen, así las siliconas que recubren la fibra capilar serán más livianas. Para el styling prefiero los texturizadores y las ceras, dan una posibilidad infinita de looks, los hay con o sin brillo, y permiten lograr desde un estilo muy natural hasta otros más atrevidos. Recomiendo siempre partir aplicando menor cantidad de la que piensan que debería ser la correcta, para evitar saturar el pelo y generar más peso”, dice Gonzalo Leonidas.