Vida Sana

Secretos del tomillo

Esta hierba tan usada en la cocina es también una planta medicinal que beneficia nuestra salud de maneras muy variadas, desde ayudar a nuestra memoria hasta favorecer una mejor digestión.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción: Male Chahín Foto: Alejandra González

En la cocina

Magdalena Roa, experta en recetas saludables y socia del restaurante Polen (www.polenjugosysopas.cl), explica que el tomillo es una planta muy aromática que entrega sabores intensos a las preparaciones, además de aportar detalles decorativos en los platos.

Usarlo fresco: Para el mejor aprovechamiento de sus propiedades nutricionales, ya que es rico en vitaminas A, B y C y minerales como hierro, manganeso y magnesio, lo ideal es utilizarlo fresco en infusiones, aliños y caldos.

Con qué queda bien: Es ideal para usarse en la preparación de caldo de verduras como base de cualquier sopa, como condimento en ensaladas, especialmente al mezclarse con lentejas, y como aliño al combinarlo con aceite de oliva.

Hierba medicinal

La herborista Paula Phillips, creadora de www.boticadelalma.cl, explica que el tomillo es una hierba culinaria, aromática y medicinal. Desde tiempos remotos se la utiliza como adobo de carnes para protegerlas de bacterias, como alivio en casos de asma y para mejorar el tránsito intestinal.

Para la digestión: El tomillo hace que aumente la producción de jugos gástricos, lo que permite un mejor funcionamiento digestivo. Lo ideal es tomar una infusión: usar la hierba fresca o deshidratada (a la sombra) y ponerla en agua caliente, antes del hervor. Dejar reposar por 3 minutos tapando la taza para que los principios activos de la planta no se volatilicen. Luego filtrar y beber.

Para el sistema respiratorio: Esta hierba ayuda a dilatar los bronquios y expectorar. Por esta razón, cuando se tengan malestares respiratorios como tos, bronquitis, resfríos o amigdalitis, se puede usar el tomillo de la siguiente manera:

-infusión

-cataplasma de pecho: en tela de pañal aplicar tomillo fresco o seco, previamente machacado con un poco de agua tibia y aplicar sobre la zona afectada. Se tapa con una mantita y luego se aplica un guatero.

-compresas: sumergir una tela en una infusión tibia de tomillo y aplicar sobre la zona afectada, tapar con una mantita hasta que se enfríe y luego a repetir tantas veces como sea necesario.

Para la memoria

Denisse Ortiz, naturópata y aromaterapeuta (F: 9-91253718), explica que el tomillo (Thymus vulgaris) es una planta medicinal que estimula y favorece nuestra memoria, ya que contiene (entre otros) dos principios activos importantes para el funcionamiento de nuestro cerebro:

1. Es rico en vitamina B3, muy importante para la correcta distribución de glucosa en el cerebro, y para la elasticidad de los vasos sanguíneos y la reducción del colesterol, lo que mejora la irrigación sanguínea de nuestro cerebro.

2. Posee naringenina, un tipo de flavonoide que reduce el estrés oxidativo, combate los radicales libres y potencia la irrigación sanguínea.

Buen consejo

La nutricionista del centro de nutrición y enfermedades metabólicas de Clínica Las Condes Giselle Muñoz entrega un buen dato para usar el tomillo: como reemplazo de la sal, para realzar el sabor de las comidas y a la vez reducir la ingesta total de sodio en el día. Lo ideal es agregarlo en preparaciones caseras solo o en conjunto con orégano o cilantro, por ejemplo. Esto ayuda a quienes sufran de hipertensión arterial o tengan problemas de retención de líquido.

Su aceite esencial

La aromaterapeuta Carolina Geisse (www.bazarnatural.cl) explica que el aceite esencial de tomillo trae grandes beneficios para la salud:

-gran antioxidante

-equilibra y estimula el sistema inmune

-mejora el funcionamiento del sistema digestivo y nervioso

-ayuda a prevenir y tratar la fatiga y enfermedades como el alzhéimer

-ayuda a erradicar el estafilococo Aureus (MRSA), que se puede contagiar en los pabellones de hospitales/clínicas y que es muy resistente a los antibióticos.

Cómo usarlo:

1. Aplicación tópica: nunca aplicar directo, sino disuelto en aceite vehicular (puede ser de almendras, jojoba, damasco, argán, coco, etc.) sobre la zona a tratar de 1 a 3 veces al día.

2. En difusión: a través de un difusor ultrasónico, no de hornito (este calienta el aceite esencial haciendo que pierda sus propiedades terapéuticas). Aplicar 3 gotas en 90-100 ml de agua destilada y dejar funcionando cerca de la persona en tratamiento.

3. Ingerir: en caso de que el aceite esencial tenga grado alimentario, se pueden ingerir de 2 a 6 gotitas disueltas en aceite de coco o de oliva (siempre extravirgen), como tratamiento antibiótico natural.