Vida Sana

A comer fruta…¡con cáscara!

Si eres de las que pelan la fruta y botan la cáscara… ¡no lo hagas más! La piel de la fruta es una fuente riquísima de vitaminas, con altos poderes diuréticos y desintoxicantes muy beneficiosos para la salud.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Beneficios

“En la cáscara, la fruta interactúa con la luz, formando una variedad de nutrientes escenciales como los carotenoides y flavonoides, encargados de darles el color a las frutas y de ayudar en la producción de muchas vitaminas”, cuenta Pilar Caviedes, socia fundadora de Buonmangiare (evaluaciones nutricionales y talleres de cocina saludable). Además, en la piel de la fruta se encuentran importantes antioxidantes y son una gran fuente de fibra. “Gracias a sus propiedades depurativas y desintoxicantes aportan importantes beneficios al cuerpo y son un gran apoyo a la dieta”, explica Catalina Manríquez, nutricionista en Nutrimet.

¡A lavar la fruta!

Si vamos a consumir cáscaras de frutas es fundamental lavarlas bien, ya que algunas absorben muchos pesticidas, herbicidas y otros químicos dañinos para la salud. “Como regla general es mejor utilizar siempre las frutas y vegetales orgánicos”, dice Miguel Ángel Cárdenas. De no poder acceder a ellos, se recomienda realizar un lavado meticuloso con agua o productos especializados para evitar ingerir este tipo de residuos. “En el caso de las manzanas conviene fijarse en que no traigan una capa de cera brillosa, y en el caso de limones, naranjas, piña, etc., lavarlos bajo un chorro de agua tibia y restregar bien con una escobilla. Se puede hacer un desinfectante natural utilizando 1 cucharada de vinagre o bicarbonato de sodio en 1 litro de agua, sumergir y dejar reposar la fruta unos minutos para eliminar los pesticidas”, recomienda Miguel Ángel.

Los especialistas coinciden en que la mejor forma de consumir las cáscaras es directamente desde la fruta. “En el caso de cáscaras más duras como la piña, naranja o limón, la mejor manera es a través de infusiones”, recomienda Pilar Caviedes. También se pueden consumir ralladas o deshidratadas.

Las clásicas…

El naturópata Miguel Ángel Cárdenas, director del Centro Natural Clinic (naturalclinic.cl), explica las propiedades de diferentes frutas:

– Cáscara de manzana: Cuenta con beneficios potenciales más allá de su contenido de vitaminas. Reduce los niveles de grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos). También es rica en ácido ursólico, el cual disminuye la masa grasa y aumenta la grasa magra. Puede inhibir células cancerosas. Además tiene un antioxidante llamado quercetina, que ayuda a la función pulmonar, a aliviar los problemas de respiración y a proteger los pulmones de irritantes.

– Cáscara de naranja: Especialmente rica en antioxidantes naturales y en vitamina C, ideal para permitir un buen funcionamiento del sistema inmunológico. Aporta fitonutrientes y flavonoides en mayores cantidades que la propia pulpa de la naranja. También combate la insuficiencia respiratoria ya que provoca un efecto de limpieza en el pulmón mediante la descomposición de la congestión y la expulsión de la misma. Esta cáscara es especialmente recomendada para una buena digestión, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Y es relajante, por lo que ayuda a dormir mejor.

– Cáscara de mandarina: Científicos de la Escuela de Farmacia de Leicester (Reino Unido) dieron a conocer un estudio en que se asegura que la cáscara de la mandarina contiene un compuesto (salvestrol Q40) eficaz para combatir distintos tipos de cáncer. La piel de la mandarina también ayuda a eliminar el plomo, el cadmio y el mercurio del organismo. Para utilizarla, tritura la cáscara con un poco de jugo de la misma fruta. Bébela en ayunas y sin colar. No se aconseja a las personas con colon irritado, gastritis o úlceras

– Cáscara de limón: Contiene sustancias medicinales muy importantes como su aceite esencial, vitamina C, ácido cítrico, ácido málico, ácido fórmico, hesperidina o pectinas, entre otras. Ayuda a eliminar bacterias de la boca y a quitar el mal aliento. También combate la hinchazón abdominal, reduciendo los gases intestinales. Contribuye a depurar el hígado gracias a sus efectos desintoxicantes. Favorece la digestión y previene problemas de estreñimiento. Por su alto contenidos de vitaminas, es un potente fortalecedor del sistema inmunológico. También contribuye a controlar la presión arterial y combate el nerviosismo. Es antiséptica y elimina el exceso de grasa en la piel gracias a sus propiedades astringentes. Blanquea las manchas en la piel y los dientes y tiene un poderoso efecto anticancerígeno que podría ayudar a desintegrar tumores malignos.

– Cáscara de piña: El agua de piña (que se obtiene al hervir la cáscara durante 5 a 8 minutos para luego filtrar) tiene beneficios tanto depurativos como diuréticos. Ayuda a disolver los cálculos renales y también es útil para desinflamar y perder exceso de líquido corporal. Además disminuye la grasa corporal, el colesterol LDL y el estreñimiento.