Recetas

Yogur de castañas de cajú con mermelada de chía

“Cuando se hace yogur casero siempre hay que olerlo antes de consumirlo. Debe oler bien, un poco fermentado pero nunca podrido o pasado”, asegura Antonia Cafati.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Foto: Alejandra González Producción y recetas: Antonia Cafati Agradecimientos: Marmolería Ademaro Pellacani

Ingredientes para 4 personas

1 taza de castañas de cajú crudas hidratadas

Gotitas de jugo de limón

1 pizca de sal de mar o rosada

1 taza de agua sin cloro purificada + agua si fuera necesario

1 cápsula de probiótico

Para la mermelada de chía y frutillas

1 Taza de frutillas (se puede usar cualquier fruta jugosa como mango, durazno, frambuesas, arándanos, etc.)

1 cucharada de chía

Gotitas de jugo de limón

2 cucharaditas de agave, miel o dátiles

Preparación

1. Remojar las castañas de cajú en agua purificada por 4 horas. Descartar el agua de remojo y dejar estilar las castañas en un colador 2. Disponer las castañas de cajú hidratadas y estiladas en una licuadora con el jugo de limón y la pizca de sal. Añadir el agua sin cloro poco a poco hasta lograr la consistencia deseada. Se le puede añadir más agua si la consistencia es muy espesa 3. Una vez que la mezcla está totalmente suave, sin grumos y con la textura adecuada, añadir una cápsula de probiótico (solo el polvo) y licuar unos segundos más para unir. Hay que tener cuidado de no calentar la mezcla 4. Poner el yogur en un envase de vidrio limpio, taparlo con una gasa o un material liviano que le permita ‘respirar’ y dejarlo en un lugar tibio por 6 a18 horas. El resultado depende del calor del lugar en donde se encuentre el yogur. Mientras más tibia la temperatura ambiente es más rápido el proceso 5. El yogur está listo cuando tiene un sabor levemente ácido y unas pequeñas burbujas. Para detener el proceso se puede guardar refrigerado con tapa por 3 días 6. Para la mermelada de chía: moler las frutillas junto con la miel o dátiles y jugo de limón en una procesadora. Pasar la mezcla a un recipiente y añadir las semillas de chía, mezclar bien 7. Dejar hidratar al menos 1 hora refrigerada. Servir el mismo día o a más tardar al día siguiente.