Vida Sana

10 alimentos que encontrarás en la cocina de una nutricionista

¿Con qué se alimenta una experta para mantenerse saludable? Verduras, frutas y carnes magras son productos que nunca faltan en su lista de compras, pero también carbohidratos, lácteos y grasas saludables. El secreto está en las cantidades.

  • Arantzazú Otárola

Compartir vía email

Cuando se nos viene a la mente cuidar la dieta, comidas equilibradas y mantención de una alimentación sana, frecuentemente acudimos a un nutricionista para que nos asesore. Cada vez que consultamos uno, terminamos con una lista de alimentos que debemos y no debemos consumir, la hora en que tenemos que hacerlo y en qué cantidad. ¿Y ellos?, ¿qué comerán los gurús de la alimentación? Les preguntamos a tres nutricionistas -Bernardita Vignola, de la Clínica Santa María; Ana Palacio, del Centro de Tratamiento de la Obesidad de la Red de Salud UC Christus, y Silvana Meli, de Nutrición Inteligente- cuáles son los diez alimentos que nunca deben faltar en sus hogares y qué aporta cada uno a la dieta diaria.

1. Verduras

Las tres nutricionistas coinciden en la importancia que tienen las verduras en la alimentación. Aportan vitaminas, minerales y fibras, son fáciles de preparar y son un excelente acompañamiento para cualquier plato. “Hay que aprovechar siempre las verduras de estación y preparar con ellas ensaladas, tortillas y budines. Son ideales como acompañamiento cuando se quiere reducir el aporte calórico de un plato principal”, dice Ana Palacio.

2. Frutas

La nutricionista Silvana Meli, especialista en sobrepeso y obesidad, sugiere consumir dos tazas de frutas al día, durante la mañana o a mediodía, y evitar comer chirimoyas, plátanos y frutos secos, porque son muy ricos en azúcar. También hace hincapié en los beneficios que los berries nos pueden brindar: “Aportan potentes antioxidantes que nos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y cáncer. También colaboran a mantener una piel más joven y saludable”, explica.

3. Pollo y atún

Si el atún viene en lata, debe ser al agua. Estas carnes blancas son escenciales para agregarle el aporte proteico a cualquier comida. “El pescado es una carne de fácil digestión, rica en omega 3 y ayuda a prevenir infartos”, explica Silvana Meli. Ana Palacio agrega que el pollo, al igual que el atún, es una buena fuente proteica. “Además es fácil de preparar y queda muy bien combinado con vegetales como cuando preparamos un chapsui”, dice la especialista.

4. Aceite de oliva

Infaltable en las cocinas, no solamente para hacer una preparación sino que también para aderezar comidas. “Lo uso principalmente para aliñar las ensaladas, ya que no cocino con aceite. Es más, trato de no usar más de una cucharadita por plato. Lo bueno de este aceite es que aporta grasas insaturadas que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares”, dice Bernardita Vignola.

5. Huevos

Además de ser muy barato, se pueden preparar de diversas formas y consumir en cualquier comida del día. Son un alimento completo, ya que aportan proteínas de excelente valor y son ricos en vitaminas y minerales. “Tres claras aportan 10 gramos de proteína de muy buena calidad”, afirma Ana Palacio. Además, comerlo a diario reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cataratas y cáncer.

6. Legumbres

Tienen un gran valor nutricional. A las personas que no consumen carnes rojas se les recomienda comer legumbres como las lentejas o los garbanzos para compensar el aporte de hierro. “Las recomiendo mucho porque es un alimento de bajo costo pero de gran valor nutricional. Además tienen un gran poder de saciedad, contienen carbohidratos de excelente calidad que no eleva demasiado el azúcar en la sangre y son una muy buena fuente de proteína vegetal, fibra y hierro”, asegura Silvana Meli.

7. Arroz, pastas, cuscús

Cuando escuchamos carbohidratos, inmediatamente nos imaginamos subiendo de peso. Pero no siempre es así. Las pastas, el arroz o un puñado de cuscús también deben ser parte de la alimentación. “Yo cuido mi alimentación y eso no significa que no consuma carbohidratos, porque son primordiales para mantener una alimentación saludable. Todo recae en la porción. Si esta es adecuada se pueden incluso consumir en la cena”, explica Bernardita Vignola.

8. Yogur o leche descremada

Silvana Meli afirma que el yogur natural es mejor. “Aporta minerales como calcio, magnesio y fósforo y contiene prebióticos, que equilibran la flora intestinal protegiéndonos de bacterias dañinas”, explica. Ana Palacio, en cambio, apuesta por la leche descremada. “Aporta proteínas de calidad y hay una gran variedad de leches en cajas con sabores”, afirma.

9. Jugos en polvo light

No cabe duda de que hidratarse es fundamental para mantenerse sana. Las nutricionistas recomiendan tomar de dos a tres litros diarios de agua y ojalá que esté purificada, porque trae menos cloro y flúor que deterioran la flora intestinal. “No soy muy buena para tomar agua, entonces para aumentar mi consumo de líquidos compro juguitos en polvo para que no sea tan fome”, dice Bernardita Vignola.

10. Mix de semillas

De linaza, chía, pepas de zapallo, entre otras. Las semillas se pueden agregar a cualquier preparación para darles un toque especial a las comidas. “Aportan antioxidantes que previenen el envejecimiento, tienen una fibra soluble excelente para nuestro intestino y ácidos grasos esenciales para la salud arterial. Además, les dan un exquisito sabor y un toque crujiente a nuestras ensaladas”, explica Silvana Meli.