Entrevistas

Michele Magnani : “el maquillaje es un accesorio, como poner anillos o aros”

En la Semana de la Moda de Milán conversamos con el italiano y senior artist de MAC Michele Magnani para adentrarnos en las últimas tendencias. Además de consejos, técnicas y estilos, el maquillador reveló un interesante cambio cultural que ha generado el maquillaje en las redes sociales.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Fotos: gentileza MAC

Con la experiencia de haber vivido en España, Australia y Kenia, y un vínculo con MAC que nació en 1999, el maquillador Michele Magnani -quien actualmente vive en Florencia- tiene una visión amplia y cosmopolita de la belleza. Dice que cada semana de la moda tiene su encanto y una característica que la hace única. Para la temporada de primavera-verano 2017 en Nueva York trabajó en los backstage de Michael Kors, Oscar de la Renta, Carolina Herrera y Altuzarra, entre otros, y en Milán algunos de los desfiles en los que maquilló fueron Blugirl, Damir Doma, Mario Dice y Lucio Vanotti. “Nueva York es una moda más comercial, un mundo que toma inspiración desde la calle y eso es muy bueno, la belleza es más minimal y urbana. Londres es más experimental, avant-garde, creo que hasta un poco under ground; el maquillaje también lo es, por ejemplo lo que hizo Val Garland para Gareth Pugh con esos labios negros difuminados, son cosas que se pueden ver allí, pero son difíciles de encontrar en otro lugar. Milán es ‘fashion’, es la mujer, la femineidad, la belleza. Siempre con un toque glam, los ojos un poquito difuminados, la piel un poco más bronceada. Es una mujer más glamorosa. Y en París diría que también se habla de experimentación, es muy elegante y se ven cosas más futuristas”, cuenta.

¿Qué maquillajes disfrutas más hacer en las semanas de la moda? Cambio constantemente, este año me ha gustado experimentar un poco más y ‘empujar’ a los diseñadores a hacer algo diferente. Pero trabajar la piel es siempre una parte importante, ¿sabías que lograr que se vea impecable es mucho más difícil que hacer una base pesada? Una cosa que vi mucho en Nueva York y que viene desde la temporada de otoño es el uso del naranja en ojos y labios. También me pareció interesante esto de jugar con las texturas: mate, natural, gloss o satinado para darle a la piel una tridimensionalidad. Lograr una piel perfecta es como mi sello, aunque guardo un lugar en mi corazón para el smokey eye y la boca roja, que es un maquillaje muy italiano.

Hablando de piel, ¿qué consejo les das a las modelos y a quienes trabajan en torno a la semana de la moda para ‘aliviar’ el sufrimiento del cutis por el cansancio, jet lag, tanto maquillaje, etc.? Es importante beber mucha agua. Para la cara, lo primero es desmaquillar todo y limpiar el rostro todas las noches, sacar la contaminación del aire y las células muertas. Segundo, una buena hidratación. Durante el día la protección solar es fundamental. Hay que usar buenos productos, que no necesariamente significa gastar un dineral, pero sí fijarse que exista una calidad certificada, porque la piel absorbe todo. Con respecto al maquillaje, hay productos como la Strob Cream (de MAC), que te deja esa piel radiante y fresca. Un iluminador puede funcionar con ese fin y los spray hidratantes, que refrescan y hacen que el rostro se vea descansado.

Sin miedo a equivocarse

Milán mostró varias propuestas coloridas para los ojos (como se vio en el desfile de Max Mara, Emilio Pucci y Salvatore Ferragamo), estilos que podrían convertirse en tendencia y trasladarse a la vida diaria con algunas modificaciones, la clave es atreverse. “Se puede usar color en la mañana, tarde y noche, claro que se necesita filtrar un poco lo que se ve en la pasarela. Por ejemplo, el amarillo puede ser maravilloso, pero para ‘aterrizarlo’ podría ser más difuminado, más transparente, como un toque de color, no pop como en la pasarela”, recomienda Michele.

¿Qué colores sugieres para cada complexión? Los colores los pueden usar todas las mujeres, las mayores y las más jóvenes. Ya no hay que fijarse en el tono del pelo, nada de eso. Lo importante ahora es la personalidad y ser diferente, tener un estilo propio. Creo que el acercamiento de la mujer al maquillaje ha cambiado completamente. En la actualidad el maquillaje se ve como un accesorio, como poner un anillo o unos aros. Puedes combinar incluso tu eyeliner con la cartera, el labial con tu collar. El maquillaje es un statement ahora.

¿Te refieres a ese maquillaje ‘full face’ de youtubers o instagramers? Hay que tomar una distancia del maquillaje en la moda y de aquel de Instagram. Es un juego y es entretenido, pero en la realidad y la vida diaria no se pueden poner demasiadas cosas. Hay que darles atención a los detalles del rostro y la piel debe parecer perfecta, como sin maquillaje. Creo que a las mujeres les falta experimentar, tienen miedo a equivocarse. Pero la moda te dice ‘hazlo como quieras. No necesitas ser perfecto en colores y texturas, pero sí en la piel’. Ahí no hay salida, porque si eso está bien todo lo demás parece armónico. Pero si haces un sombreado maravilloso y la piel no está bien hecha, algo te molesta, lo demás no se luce.

Ustedes acaban de terminar la primavera, ¿viste este uso de colores en la calle? Las mujeres jóvenes juegan mucho con el maquillaje para la noche. Vi bastante el eyeliner gráfico, no tan clásico, o si era uno clásico como un cat eye, entonces lo llevaban de otro color, como un azul. Por lo menos en Florencia las mujeres se atrevieron con formas más geométricas y también con varios colores. Los labios se usaron más naturales, el año pasado había harto color, rojo y fucsia, pero para esta primavera bajó la intensidad. Yo creo que con la boca pasa que depende más del ‘mood’ del día, porque si andas en la calle con un labial rojo la gente te mira. Entonces si quieres andar tranquila, puedes resaltar más los ojos y dejar la boca natural.

¿Es muy diferente el estilo de belleza europeo al nuestro? Siento que ya no hay tantos límites, las redes sociales han hecho que el maquillaje sea mucho más global. Aún se perciben algunas diferencias de estilo entre los continentes, pero en el futuro creo que eso no pasará porque todo es tan inmediato. En Europa se usa un poco menos de maquillaje que en otros lados; la mujer en Los Ángeles o en Miami, por ejemplo, tiene un maquillaje ‘didáctico’ podríamos decir, muy técnico con difuminado, contouring, etc. En Latinoamérica me encanta porque hay un juego, uso de colores y texturas. Europa es más minimal, por ejemplo si te pintas los labios entonces no maquillas los ojos, y viceversa. Pero de verdad creo que (son diferencias que) van a desaparecer.

Compártenos un buen truco de belleza. Usar poca cantidad de productos y considerar que la piel necesita un tiempo, no puedes usar todas las cosas a la vez. Siempre partir con pequeños trazos, tratar de no tener prisa para evitar errores. Otra cosa importante es no tener miedo de que te juzgue la gente. Todo está bien, lo importante es que te sientas cómoda con lo que te pongas en la cara. Hay que relajarse y maquillarse para uno mismo, no para los demás. Uno cambia de look todos los días, el maquillaje está ligado a la emoción así que hay que escuchar la voz interior.

Me atreví con un look de pasarela


“Inspirada por tanto colorido me dejé tentar y acepté la invitación de MAC Cosmetics para visitar el espacio que establecieron en la Cámara Nacional de la Moda Italiana durante la fashion week. El stand, sorpresivamente lleno de colores en sus paredes (en contraste al clásico negro de la marca), ofrecía servicios de maquillaje previa cita. Mi maquilladora fue una griega llamada Licia Katsaitou y me ofreció hacer un look inspirado en las pasarelas, resaltando los ojos. Lo primero que hizo fue prepararme la piel con hidratante y primer, para luego seguir un proceso con hartos productos. Yo estaba nerviosa, no quería quedar ‘enmascarada’ o parecer un empolvado. Se sucedían bases, correctores y polvos, pero cuando me miré al espejo me impresionó lo pareja que se me veía la piel, perfecta, como nunca. Creo que el principal responsable fue un producto que se llama ‘Next to Nothing’, una base nueva (llega Chile en marzo) en polvo, tan delgadito que se funde con la piel y se vuelve invisible, ¡no existen los poros! Seguimos con las cejas, peinadas hacia arriba y gruesas. También tuve miedo, porque sentía el lápiz y muuuchas capas de gel, pero la verdad quedaron impecables y no se movieron más, pese al calor. Ahora venía la parte artística, una sombra entre calipso y turquesa fue el color que elegí para los ojos. Licia me hizo un sombreado gatuno, muy alargado hacia la sien y con profundidad en la cuenca. Casi me infarté cuando me vi. Aunque me encantó la experiencia de jugar a la modelo y lo espectacular del maquillaje, me moría de la vergüenza salir a la calle con ese look. Tuve que tomar una toalla desmaquillante y retirar parte de la sombra, dejando un suave sombreado turquesa (sin profundidad, ni efecto gatuno). Hasta ahí llegó mi audacia. Lo mejor de esta experiencia fue descubrir que con los productos adecuados y un poco de esfuerzo podía conseguir la piel de porcelana que uno solo ve en fotos”.