Vida Sana

Rabanitos, mucho más que un ‘adorno’

Esta verdura refrescante es un potente antioxidante que cuida la piel y el cuerpo.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción: Male Chahín Foto: Alejandra González

Propiedades

La consultora naturista y directora técnica de BowSpa (www.bowspa.cl) Paulina Vargas nos cuenta cuáles son las propiedades más importantes de los rabanitos:

Antioxidante: dado su gran aporte de vitamina C y glucosinolato, el rabanito previene el envejecimiento de nuestras células y es un potente anticancerígeno.

Propiedades digestivas: es un alimento muy beneficioso para el aparato digestivo porque aumenta la flora intestinal, favoreciendo el crecimiento de las bacterias necesarias en el tracto digestivo. Además, su alto porcentaje de agua ayuda a la hidratación corporal, que es útil para múltiples procesos orgánicos como la digestión.

Propiedades diuréticas y cardiovasculares: gran diurético por ser rico en agua, fibras, vitamina C y potasio. Su contenido de este último también regula la presión arterial, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Propiedades inmunológicas y antimicrobianas: gracias a su alto contenido en vitamina C y su capacidad de aumentar la flora bacteriana contribuye a tener un sistema inmunológico más fuerte y una sangre más limpia. A su vez, los compuestos volátiles azufrados presentes en los rábanos evitan infecciones en órganos del cuerpo y actúan como desinfectantes regeneradores en caso de lesiones externas o internas. Lo mismo su agua, que es viva, mineralizada y vitaminizada; limpia y purifica.

Sistema hormonal: poseen isotiocianatos, componentes que disminuyen la producción de hormonas por parte de la tiroides, lo que sirve para controlar el hipertiroidismo.

Anticancerígeno

El rábano es una crucífera como el brócoli, berro, col rizada, repollo y coles de Bruselas, explica la nutricionista Ann Correa. Todos estos vegetales son conocidos por producir la mayor cantidad de isotiocianatos (ITC) del mundo vegetal, un compuesto anticancerígeno. Al partir, cortar o masticar una crucífera, los glucosinolatos que contiene se ponen en funcionamiento y producen isotiocianatos (ITC), que inhiben la actividad de las células en el cáncer de colon y pulmón, especialmente.

¡A comer rabanitos!

La nutricionista Ann Correa (Facebook: NutriPrev: Nutrición Integrativa Preventiva) explica:

Cuándo comerlos: Por ser un alimento de muy bajas calorías, con poquísimo aporte de carbohidratos, se puede comer en el almuerzo y cena.

Cómo comerlos: Se consumen generalmente crudos, en aperitivo o en platos vegetales variados formando parte de ensaladas, bocadillos o condimentos. Combinan muy bien con las siguientes especias: albahaca, perejil, romero, tomate seco, semillas de apio, de hinojo, de mostaza y de sésamo. Sus hojas también son comestibles y se pueden usar igual que otras verduras de hoja en ensaladas, purés, sopas, guisos, etc.

A quiénes se les recomienda: Todos podemos incluir los rábanos en la dieta, pero más si son personas:

-con pautas alimentarias para control de peso, ya que 100 g aportan un valor energético de 12 kcal

-con problemas respiratorios, porque sus compuestos azufrados presentan acción antibacteriana y antiviral, además de balsámica y expectorante

-con trastornos renales; su propiedad de diurético elimina toxinas en riñones y disminuye acumulación de toxinas en la sangre

-con hipertensión, ya que su buena fuente de potasio reduce la presión arterial

-es bueno para todos, ya que su consumo regular protege el hígado y la vesícula biliar de úlceras e infecciones.

Cuidado de la piel

La cosmetóloga Mónica Böhmer (www.medsthetik.cl) explica los beneficios de este vegetal para nuestra piel:

-su gran cantidad de vitamina C, lo hace un gran remedio antienvejecimiento, ya que esta vitamina es la que aporta luminosidad, elasticidad, hidratación, activa la regeneración celular, protege de los radicales libres y regenera el colágeno.

-despigmenta y es un buen remedio para las imperfecciones, ya que regula la producción de melanina.

-es un buen limpiador, ya que sus propiedades desinfectantes y antioxidantes ayudan a la piel seca con imperfecciones.

Mascarillas con rábano:

Para despigmentar: moler una cdta. de rabanito rallado y mezclarlo con media cdta. de vinagre blanco + media de limón + 3 gotas de aceite esencial de romero. Aplicar sobre el rostro lavado por 20 minutos. Retirar con agua tibia y seguir con serum y crema de noche.

Piel seca: 2 rabanitos + 2 cdas. de yogur + ½ cda. de aceite de oliva, triturar todo en la juguera y esparcir sobre la piel por 20 minutos. Retirar con agua tibia y aplicar crema.

Piel grasa: 1 rabanito + 1cda. de limón + 1cda. de yogur y avena, hacer una pasta y poner sobre el rostro por 20 minutos. Humedecer dedos y masajear. Lavar con agua tibia y distribuir un poco de crema.