Belleza

El pelo, mi accesorio

No solo pulseras, aros y collares adornan una tenida. El maquillaje y un peinado diferente también pueden ‘levantar’ un outfit, tanto como una cartera o un par de zapatos. Pensando en el verano, imaginamos una piel bronceada y satinada que acompañara la última tendencia capilar: los hair piercings. Aquí presentamos algunas propuestas para lucir la cabellera con personalidad y quizás hasta surja el peinado para las fiestas de fin de año.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Fotos: Nicolás Abalo Maquillaje y pelo: Elvira Montero Producción: Belén Muñoz Modelo: Antonella Cartoni, Elite Models

Inspiración mohicano


Topshop, polera. La plage, brazalete geométrico y anillo plateado. topshop, pulseras y anillo negro.

Con aires bohemios y un poco de rock, este peinado se ve complejo, pero es fácil de hacer. Se toma un mechón en la coronilla y se divide en tres. Con los de las orillas se hacen dos trenzas y el mechón del medio se enrolla para enganchar las argollas. En el lado izquierdo de la cabeza la estilista y maquilladora Elvira Montero hizo otra trenza, la llevó hacia el costado contrario y la afirmó con una horquilla. El maquillaje de este estilo es un sombreado satinado de ojos que combina un color café con un toque de celeste desde el párpado medio hacia el lagrimal. Los labios café mate acompañan este look.

Tomate relajado


Miss Selfridge, polera.

Quizás la alternativa más fácil y menos arriesgada para probar esta tendencia es con un tomate desordenado. “La idea es que se vea casual y desprolijo”, dice Elvira. Se toma el pelo como una cola de caballo, se enrolla y amarra, dejando las puntas hacia afuera. Se enganchan los aros en los mechones por debajo del tomate, ajustándolos para que se afirmen. El maquillaje propuesto acá es muy veraniego, pero versátil para la noche. Un labial coral de textura satinada aporta frescura, y la intensidad de un delineado muy negro y grueso enfatiza la mirada.

Sobrecarga


H & M, polera. Topshop, bomber.

A veces más es MÁS. La clave de este look es recargar al máximo. Entre gitano y bohemio, este peinado incluye cuatro trenzas, una en la coronilla, dos a los costados y una delgadita en un solo lado. Lo más interesante del peinado -y lo que aporta el aire desprolijo- es doblar las puntas hacia adentro y acentuar los ‘baby hair’ en la frente. Aros dorados y plateados se combinaron en abundancia. El toque femenino está en los piercings cuidadosamente puestos en la línea del nacimiento del pelo. El maquillaje bien glossy y en tonos tierra nos lleva a las tardes de verano que se acercan.

Mezcla de texturas


Claudia Vitali, top.

Una forma simple de sumar accesorios en el pelo es a través de una trenza lateral. Elvira realizó una trenza ‘inversa’, es decir, que en vez de comenzar como se hace siempre (hacia afuera), se parte trenzando hacia atrás. Aquí se usaron los clásicos piercings de pelotitas, los que se metieron entre medio de la trenza y se fijaron con laca. Lo interesante del peinado es que mezcla varias texturas; muy prolijo y un poco húmedo por sobre la coronilla y hacia los puntos medios, el pelo pierde lo geométrico y se vuelve seco y enredado.

El maquillaje, muy bronceado, se logró con una base ligera, iluminando los puntos altos de la cara con una mezcla de dorado e iluminador blanco. Un poco de rojo en los labios y una capa de gloss encima dan frescura al estilo.

Como niña buena


Zara, polera.

Con la partidura hacia un lado, se separan dos mechones frontales y con cada uno se realiza una trenza inversa. Al llegar al final del pelo se amarra con un elástico para que no se desarme y se dobla cada mechón en dirección a la partidura, para que queden gruesos. Las argollas se afirman entre medio de las trenzas y el resto del pelo se deja muy liso para lograr un look más inocente. En el maquillaje los ojos se iluminan completos con pigmentos dorados y los labios se mantienen discretos con gloss.