Belleza

Cuatro verdades sobre el uso de hielo en la rutina de belleza

Seguramente han escuchado que pasar un hielo sobre el rostro por las mañanas ayuda a desinflamar, cerrar poros y tener una piel radiante. ¿Cuánto hay de cierto en esta creencia? Aquí te lo contamos.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Sí, desinflama ojos hinchados

Cuando lloramos, dormimos mucho o en ocasiones en que se retiene más líquido en el cuerpo, aparecen las desagradables bolsas en los ojos. En estos casos el hielo es una buena opción. “El frío provoca vasoconstricción, lo que ayuda a disminuir el exceso de líquido que es el causante de la hinchazón”, explica la dermatóloga y director médico de Globaderm, Carla Muñoz. En estos casos la recomendación es envolver un cubo de hielo en una toalla y dejarlo algunos minutos sobre los ojos cerrados, nunca aplicarlo directamente, ya que puede irritar o incluso quemar la piel.

¿Tiene algún efecto en los poros?

Uno de los mitos más extendidos es que al pasar un hielo por el rostro se reduce el tamaño de los poros. Para la dermatóloga esto es falso. “El poro dilatado depende de la glándula sebácea y la grasitud de la piel. Para achicar su tamaño se requiere de bastante tiempo y procedimientos que incluyen cambios epidérmicos como exfoliaciones, peeling, entre otros”, explica.

Adiós espinillas

Cuando sale uno de estos molestos granos en el rostro buscamos todas las formas posibles de disimularlo. “En estos casos el hielo sí puede ser un buen aliado ya que el frío hace que los vasos sanguíneos se contraigan y por ende disminuye el rojo y la inflamación, pero sólo por un corto periodo de tiempo”, dice la dermatóloga Carla Muñoz.  En este caso lo ideal es meter un hielo dentro de una bolsa y aplicarlo directamente en el grano.

No mejora la calidad de la piel

Otro de los grandes mitos del hielo en belleza es que su uso a diario tiene un efecto reafirmante y tonificante. Lamentablemente esto no es así. “Tiene un efecto en los vasos sanguíneos pero no en el colágeno y elastina que si tienen relación con la firmeza de la piel. Además todos los efectos que puede tener el frío en la piel son vasculares y transitorios, no provoca cambios en otras estructuras”, enfatiza la especialista.