Belleza

Foot masking, pies en reparación

Los pies resisten el peso de todo el cuerpo, están expuestos al roce y la sequedad. Siempre susceptibles a durezas y grietas, ahora que se acerca la temporada de sandalias es imprescindible dedicarles algunos cuidados para rehidratarlos y remover la piel muerta. Las novedades llegan desde Japón con las ‘mascarillas de pie’, una especie de calcetines diseñados para exfoliar o humectar profundamente.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

La piel de los pies es más gruesa que en el resto del cuerpo y forma callosidades con facilidad por el roce de los zapatos. “Hay que exfoliarlos con frecuencia (dos veces a la semana) para que esta dureza no se transforme en algo consistente y duela, genere molestias o deformidades”, recomienda la cosmetóloga y directora del centro de estética Zapatitos Rojos, Karen Espinoza.
La exfoliación limpia las capas superiores de la piel, “es un barrido que elimina la suciedad acumulada durante el día, el sudor y las sustancias residuales: las células muertas y las impurezas. La exfoliación tradicional es aquella en que se utilizan fórmulas granuladas que ayudan a arrastrar las sustancias que queremos eliminar. La exfoliación química es aquella donde se aplica una solución ácida (pueden ser ácidos frutales como cítrico o mandélico, también glicólico y alfa hidroxi) para eliminar las capas externas dañadas. Ambas exfoliaciones buscan realzar, alisar y mejorar la textura y apariencia de la piel”, explica la cosmetóloga y directora de Medsthetik, Mónica Böhmer.
Ambos tipos de exfoliación tienen sus beneficios. Mientras la mecánica permite lograr mayor control y repasar las zonas más conflictivas, la química permite lograr la misma intensidad en toda la zona. Lo más novedoso en este tipo de tratamiento son las llamadas ‘sheet masks’ de pies. Se trata de unas botitas de plástico que se ponen como un calcetín desde 15 minutos a una hora (según la marca) para lograr la suavidad de la piel de un bebé. Algunas tienen un efecto de exfoliación y otras son tratamientos de hidratación profunda.

Qué comprar
Una de las marcas más famosas es Baby Foot, un tratamiento de peeling que cambia la piel cual serpiente y cuesta 25 dólares. Se puede conseguir en sitios como Amazon o Ebay. En Chile, DBS Beauty Store tiene Foot Repair (tratamiento hidratante con gingko biloba, té verde, algas y manteca de karité) y Foot Peel (con té verde, vitamina E y gingko biloba), de la marca Skin Republic, que cuestan $6.990. En Farmacias Ahumada se puede encontrar Heel Genious, de la marca Soap & Glory ($5.990), que aunque no es técnicamente una mascarilla tiene ácido de limón, que ayuda a exfoliar durante la noche.
“Estas mascarillas son fantásticas porque las dejas unos 15 minutos y listo. Además, como son productos diseñados para usar en casa, tienen una concentración baja de ácido. Lo único (en que fallan) es que como no todas las zonas tienen el mismo nivel de durezas, podría ser necesario repasar con una piedra pómez (cuidando no exagerar) o exfoliante granulado las partes más difíciles como talones, por ejemplo”, dice Karen.

Versión DIY
Para los foot masks de hidratación hay alternativas que se pueden hacer en casa. Karen Espinoza es fan del aloe vera y recomienda “aplicar la pulpa sobre todo el pie y envolverlo con un plástico por 10 minutos. Es superefectivo, porque el aloe tiene moléculas pequeñas que son absorbidas por la piel. Luego de enjuagar, aplica crema hidratante y listo”.
Mónica Böhmer sugiere mezclar en un bol una cucharada de avena, una de azúcar, otra de jugo de limón y una cucharada de aceite de oliva. Con esta pasta se debe frotar la piel por algunos minutos y luego enjuagar con agua tibia. “Los pies muy secos se pueden exfoliar en la noche, masajear con aceite de oliva o coco y dormir con calcetines para una mejor absorción del aceite”.