Belleza

Sun stripping: un toque de sol

Técnicas de maquillaje hay por montón. Las tendencias de los dos últimos años buscan afinar los rasgos del rostro, aportar frescura, iluminar, disimular las imperfecciones, corregir las diferentes coloraciones (¡adiós ojeras!), conseguir una piel hidratada y, lo fundamental, una apariencia natural. ¿La novedad de esta temporada? Conseguir ese sutil bronceado playero en mejillas y nariz, pero sin exponerse al sol.

  • Constanza Espinoza

Compartir vía email

¡Atrévete! El año pasado fue el tantouring o tontouring, técnica que utilizaba el mismo principio claro-oscuro del superconocido contouring popularizado por Kim Kardashian y su maquillador de cabecera Mario Dedivanovic, pero utilizando autobronceador. Riesgosa propuesta pero que bien hecha armoniza las facciones del rostro por más tiempo que con un maquillaje tradicional. La última tendencia que circula en redes sociales, y que ya se vio en un par de desfiles (Dsquared2 en 2015 y Versace en 2016) es bastante menos radical. El sun stripping o sun strip es básicamente un efecto de bronceado, que mediante la aplicación de bronzer resalta los puntos focales de la cara donde la luz del sol normalmente llegaría, creando un brillo muy natural y veraniego.

El paso a paso.

¿Qué necesitarás? Tu base ligera o crema con color que utilizas normalmente, bronzer y una brocha para polvo grande.

“Para mí lo ideal sería conseguir el producto adecuado según cada tipo de piel”, cuenta el maquillador Marcelo Bhanu. “Si haces el sun stripping con un polvo y tienes la piel seca el resultado puede verse mal, o si lo realizas con un producto en crema y tu piel es grasa te arriesgas a parecer un pollo frito”, advierte el makeup artist. Para lograr este efecto bronceado se debe realizar previamente la rutina de limpieza, tonificación e hidratación de forma normal, para luego aplicar una base ligera que haga lucir la piel natural y fresca. El siguiente paso es el bronzer, que se extiende desde el centro de tu nariz, pasa por las mejillas y se va perdiendo en dirección a la oreja (visualízalo como una especie de parche). “Es ideal que se use una brocha para polvo grande, que abarca de mejor forma esta área del rostro, y esparcir de manera uniforme el producto. Los colores recomendables son los más similares al efecto de broncearte la piel con el sol: un color rosa más coral, un marrón un poco más rojizo, o un marrón con toques de damasco”, recomienda Marcelo.