Vida Sana

¿Alergia o resfrío? No se confunda

En esta época de transición de invierno a primavera es muy fácil confundir un resfrío con una alergia. Aquí te contamos las claves para poder diferenciarlos

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

alergias_300

Queda poco menos de un mes para que comience la primavera y dejemos el invierno atrás. Bienvenidas las flores, los días más largos, las temperaturas más altas…y las alergias.

Estornudos, congestión, tos seca y molestias en la garganta y ojos son propios de esta alergia primaveral, pero como todavía estamos en una época en que hay fuertes cambios de temperatura, los refríos también se hacen recurrentes y con síntomas, a veces, muy similares a los de las alergias.

Para tener claro qué es lo que está pasando en nuestro cuerpo, el otorrino de IntegraMédica, Marcel Conca, entrega algunos datos para distinguir ambas patologías y nos da algunos consejos para tratarlas:

En primer lugar, el especialista explica que la alergia primaveral guarda relación con los periodos de mayor polinización de la atmósfera, que corresponde a la primavera, mientras que los resfríos que son de origen viral se relacionan con los cambios de clima en la época de invierno a primavera.

¿Cómo diferenciarlos? El doctor explica que si bien la obstrucción nasal y la producción de secreciones son semejantes, la diferencia radica en que el cuadro de resfrío la persona puede tener temperatura, dolor a nivel de las vías respiratorias superiores y dolores musculares en todo el cuerpo, características que no se dan en las alergias.

 La ‘maldita primavera’

En el caso de las alergias de primavera el inmunólogo de Clínica Bicentenario, Doctor Pablo Carrasco, recomienda un estudio individualizado de cada paciente según sus síntomas, prevalecencia e intensidad para de esa forma dar un tratamiento adecuado a través de medicamentos específicos, ya que de esa manera, dice, “Es posible prevenir las enfermedades asociadas a la alergias no tratadas (faringitis, sinusitis, bronquitis, etc.) y mejorar la calidad de vida del pacientes con alergias estacionales y perennes (permanentes)”