Tendencias

Boiler suit: de una pieza

Simple, cómodo y de aires relajados. Los boiler suit -conocidos popularmente como monos de trabajo u overoles- no solo se vieron en las pasarelas primavera-verano del hemisferio norte sino también en las calles. Fashionistas, modelos y celebridades convirtieron esta prenda en un básico del clóset, posicionándola como una de las estrellas de la temporada estival que se aproxima.

  • Constanza Espinoza

Compartir vía email

En tacones y también sin ellos.

Originalmente los overoles tenían por finalidad proteger la piel de los trabajadores durante sus labores. Pero quizás no muchos saben que el diseñador italiano Ernesto Michahelles (conocido por su seudónimo Thayaht) fue el creador de esta prenda en el año 1919 bajo la influencia del movimiento futurista. Michahelles bautizó el boiler suit como TuTa y lo catalogó como “la más innovadora, futurística pieza alguna vez producida en la historia del diseño italiano”. Y ahora esta prenda ha recuperado su espacio dentro del mundo fashionista. “Al ser de una pieza, aporta fuerza pero no mucha definición a la silueta”, advierte la productora de modas Tefa Bastías. “Por esa razón recomiendo siempre usarlos con algún zapato con un poco de altura para estilizar y darle un giro al look”, agrega. Aunque todo depende de la figura que se posea, para mujeres más bajas o gruesas los tacones siempre serán el ideal para lucirse con un mono, mientras que alguien más delgada puede arriesgarse sin sumar tantos centímetros. “Queda bien con sandalias bajas o zapatillas y un bolso para un look más casual”, propone Matías.

Quizás el último remake de la película de 1984 ‘Ghostbusters’ (’Cazafantasmas’), anunciado a mediados del 2014 y estrenado en julio pasado, tuvo cierta influencia en los diseñadores. Porque una de sus prendas icónicas y más recurrentes eran los monos de trabajo café de sus cuatro protagonistas, junto a aquellas excéntricas máquinas que acomodaban en sus espaldas para atrapar fantasmas. O tal vez jugó un rol especial la segunda parte de Zoolander, que llegó a los cines a comienzos de año, al recordarles a los modistos aquella divertida y memorable escena de la primera entrega donde Derek (Ben Stiller) y Hansel (Owen Wilson) golpeaban un computador intentando extraer información vestidos en overoles grises. En las últimas colecciones primavera-verano de Balenciaga, entre sus claros diseños, se vio un delicado enterito color crema de mangas largas, botones plateados en el pecho y bolsillos en las piernas. Isabel Marant optó por dos opciones: un atrevido mono de charol con aplicaciones metálicas y el segundo, muy diferente, en una liviana tela estampada que se ajustaba con un cinturón (del mismo material) alrededor de la cintura. Mientras que Alexander Wang decantó por la versión más clásica, en un estricto negro con el único detalle de incluir una ajustada camiseta de red que se dejaba ver en brazos y parte del pecho de la modelo.

Puro minimalismo

La editora jefe de Vogue Paris, Emmanuelle Alt; la modelo e it-girl más popular del año pasado, Kendall Jenner; la actriz Sienna Miller; la editora de modas de Vogue UK, Sarah Harris, y la icónica Kate Moss son algunas de las que han sido fotografiadas llevando este tipo de monos en sus diferentes colores y variedad de telas. “Gracias a su corte y diseño simple es una prenda versátil, cómoda y que entrega varias opciones de tenidas de acuerdo a la ocasión”, asegura el productor de modas Matías Núñez.