Columnas

Gorro de pescador

Accesorio elaborado en un tejido liviano y flexible, generalmente algodón. La copa se estructura a partir de una base plana y dos o más piezas trapezoidales que definen la altura. El ala, de tamaño moderado, se corta circularmente acorde al contorno de la cabeza. Incluye pespuntes que la mantienen firme en distintas posiciones.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

ORIGEN. El sombrero de pescador o bucket proviene del tradicional sombrero irlandés, de una sola pieza, que agricultores y pescadores llevan para protegerse de la lluvia y el viento, alrededor de 1900. Confeccionado en fieltro o tweed, es altamente impermeable gracias a las cualidades naturales de la lana cruda portadora de lanolina. Se populariza rápidamente entre las clases altas británicas porque combina a la perfección con los trajes de tres piezas empleados para practicar deportes. Durante la Segunda Guerra Mundial una versión del primero es utilizada por soldados estadounidenses. El novedoso gorro llama la atención de sus pares franceses. Lo denominan bob, citando al fabricante B. Robert, quien habría iniciado su distribución en 1924. A mediados de los 60 el sombrero femenino, fundamental en la construcción de apariencia desde hace más de cuatro siglos, cae en desuso. Sin embargo, el bucket forma parte de la exigua oferta existente, debido a que admite una gran variedad de materiales (fieltro, PVC, cuero, algodón estampado, guinga) y a su afinidad con los nuevos cortes de pelo, melenas y peinados a lo Twiggy. En julio de 1973, Richard Avedon, fotografía a la modelo Lauren Hutton para Vogue vistiendo una camisa blanca, abierta, y un gorro de pescador verde oliva. La imagen promueve un ideal de belleza femenina basado en la naturalidad (prendas básicas y un mínimo de maquillaje). Reaviva el gusto por este accesorio, integrado ahora al look funcional-deportivo en boga.

TENDENCIA. Para la primavera de 2016, el sombrero de pescador reaparece en las pasarelas. Jil Sander propone un modelo en fina paja beige, negra, azul o café, apropiada para sus delicados abrigos de cuero y camiseros de seda deconstruidos. Iceberg opta por un diseño en gabardina blanca o azul marino a tono con los tops a rayas y pantalones provistos de tirantes. BCBG prefiere una variante en patchwork color pastel que potencia sus vestidos con estampados tropicales y blusones étnicos.