Belleza

Rutina de belleza para despedir el invierno

Vuelven los días más templados y los rayos de sol ya se sienten más intensos. A menos de un mes de la primavera estamos a tiempo de preparar la piel y hacer algunas modificaciones en el ritual de cuidados. A continuación, una ayuda para hacer frente a esta época de transición y aprovechar de conocer qué se viene en materia de belleza.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Fotos Getty Images

El invierno es duro. No solo levantarse es una prueba de voluntad, también andar con un montón de capas encima, entre la casa, la oficina y la calle. La piel sufre bastante. Las bajas temperaturas, la contaminación en alza y la calefacción en lugares cerrados la deshidratan; el principal problema es la sequedad. “Esto significa que la barrera cutánea está dañada, las áreas más expuestas pueden presentar dermatitis irritativas y fisuras, y el rostro por lo general pierde luminosidad y turgencia”, explica Carla Muñoz, dermatóloga de la Clínica Santa María de La Dehesa.

Con esa piel -principalmente en el rostro y las manos- es que llegaremos a la primavera, una época mucho más agradable en cuanto a la temperatura, pero que también representa una amenaza para esa dermis que ya está debilitada. “La piel viene con una acumulación de células muertas por la falta de sudor, disminución de la secreción sebácea e irritación por la polución, y estos estados se intensifican con los alérgenos primaverales, se puede observar picor, especialmente en el cuero cabelludo. En algunos casos, cuando la sensibilidad es extrema, podemos ver dermatitis seborreica en el contorno de las aletas de la nariz o entrecejo”, dice la cosmétologa María Olga Estrada, dueña de la clínica estética homónima.

Rutinas amables

El cutis invernal es sinónimo de una barrera cutánea debilitada, así que mientras pasamos a los días más cálidos hay que regalonearlo con algunos cambios en la rutina de cuidados (ver recuadro). “Los tratamientos cosméticos en este período debieran ser amables, acuosos, muy hidratantes y siempre hay que incluir protector solar. Lo que se sugiere es tomar mucho líquido y usar limpiadores suaves. En pieles sensibles recomiendo limpiar el rostro con leche de avena preparada en casa o leches muy acuosas que no obliguen a mucho arrastre para retirar la suciedad”, dice María Olga Estrada.

El pelo también se acomoda

Si durante el invierno el principal estropicio es el mecánico, aquel que ocurre por usar herramientas de calor como onduladores, planchas y secadores, en primavera y también hacia el verano “las mujeres comienzan a aclararse el pelo y además del daño por factores ambientales -como el sol, las piscinas, la sal y el cloro- se produce un deterioro químico por la coloración y decoloración, entonces hay que proteger el color con tratamientos de hidratación que tengan proteína y productos que contengan pigmentos para corregir el color oxidado, porque la pérdida de color también es un problema de este período”, explica el estilista Enrique López (@enriquelopezsilva).

Al igual que la piel, el pelo requiere de cuidados durante todo el año. Enrique aconseja ser constante en realizar tratamientos nutritivos y de hidratación con frecuencia. Una vez al mes es adecuado aplicar una máscara en el salón, y para mantener, usar una vez a la semana mascarillas domésticas.

Para no llegar al verano con el pelo en malas condiciones, una buena medida es utilizar termoprotectores que eviten el daño mecánico. “Ahora que empezamos el período de transición lo primero es cortarse el pelo para sacar lo quemado y disminuir el uso de las herramientas de calor. Para mantener el cabello saludable lo más importante es ser constante en el uso de los productos. Recomiendo que el champú y acondicionador contengan protección UV, sobre todo el acondicionador, que es lo último que se aplica. Hay que realizarse tratamientos semanales con proteína (pueden ser mascarillas de keratina, quínoa o arroz) y aplicar aceites en las puntas; a mí me gustan los naturales como el de coco (funciona bien con el pelo crespo), jojoba, oliva y palta (queda bien en cabello fino). Otra cosa que ocurre es que las clientas llegan con el pelo saturado por el exceso de productos usados en invierno, mucha silicona y soluciones antifrizz. Lo que puedes hacer en este caso es un détox capilar, que devuelve el brillo y suavidad, porque arrastra los químicos que quedan pegados en el cabello y desde ahí puedes empezar una nueva rutina de cuidados”, explica la estilista Paulina Martínez, de Peluquería Te Quiero Verde.

Hábitos primaverales


La dermatóloga Carla Muñoz entrega algunos consejos para armar la rutina de belleza.

Para el día:
1. Limpiar con un limpiador suave, idealmente que no requiera enjuague (por ejemplo, agua micelar).
2. Aplicar un hidratante ligero (porque en este período la
piel transpira más).
3. Utilizar protector solar desde FPS 30 en rostro
y zonas expuestas.

Antes de dormir:
1. Limpiar el rostro.
2. Aplicar un serum nutritivo según tipo y condiciones de la piel (aporta luminosidad y mejora el estado de la piel).
3. Usar una crema contorno de ojos.
4. Sumar un hidratante con textura más gruesa (las cremas de noche son generalmente así).

*Las personas con piel sensible deben consultar un dermatólogo.