Vida Sana

Oro parece, plátano es…

Esta fruta tropical la tenemos todo el año en los supermercados. Algunas personas la evitan, ya que piensan que engorda. Pero en realidad el plátano está lleno de propiedades nutricionales y beneficios para el organismo. ¡Hay que incluirlo en la dieta!

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción Male Chahín  Foto Alejandra González

Propiedades nutricionales
La nutricionista de Red Salud UC Christus Katherine Fernández enumera las propiedades nutricionales del plátano:

  • Alto en vitaminas del grupo B, ácido fólico, vitamina C, vitamina E y rico en minerales como el potasio, magnesio y hierro. Por todo este aporte regula la hipertensión arterial, reduce calambres y favorece la eliminación de toxinas.
  • Contiene taninos, los que ayudan en la reabsorción del agua y electrolitos.
  • Su aporte de fibra soluble contrarresta síndromes diarreicos.
  • Contiene triptófano, que en conjunto con el magnesio estimulan al cuerpo a producir serotonina, hormona que nos ayuda a dormir bien y a mantener un buen estado anímico.

Tipos de plátano 
Según Belén Dussaubat, profesora de alimentación consciente y creadora de chirimoyalegre.cl, lo que conocemos en Chile como ‘plátano’ es una fruta de árboles del género ‘Musa’. Existen muchos tipos de plátano alrededor del mundo. Se cree que el origen de la platanera es el sudeste de Asia, sin embargo hoy se cultivan variedades de Musa en todos los continentes, especialmente en zonas tropicales. En Sudamérica los principales productores son Ecuador, Brasil y Colombia. Algunas especies de plátano son: Jari Buaya, popular en Vietnam; Kapas, consumido en Indonesia y Malasia; Lakatan, de origen Filipino; Sucrier, de Nueva Guinea y extendido en Asia y Brasil; Cavendish, que se come en Europa y Estados Unidos y tienen enanos y gigantes; Robusta, es muy pequeño y se planta en la Polinesia y Brasil; Golden Beauty, son pequeños y de muy buen sabor y crecenen Honduras y Fiji; Morado, popular en el Caribe y procedente de la India; y Mysore, el más cultivado en la India, entre otros.

Gran combinación
Belén Dussaubat, quien también es instructora de raw food, comenta que los plátanos son frutas de categoría ‘dulce’ por su alto contenido de azúcares. Son muy rápidos de digerir y para impedir su fermentación es preferible comerlos con otras frutas dulces como peras, mancaquis o higos, o con frutas neutras como mangos, chirimoya, arándanos y naranjas maduras. Hay que evitar combinarlo en jugos, batidos o simplemente en un plato de fruta con algunas más ácidas como kiwi, piña o granada, por ejemplo.

Buen smoothie: Mezclar en la licuadora un plátano, agua purificada y un puñado de hojas verdes como espinacas y tomar de inmediato. Se logra un batido rico en sabor, dulce y saciante.

Buen dato: Para cursos de alimentación viva y saludable, nutrición y recetas sanas:
www.chirimoyalegre.cl/talleres-nutritivos/

Maduro es mejor
Belén Dussaubat explica que cuando los plátanos están maduros significa que han pasado por un proceso de transformación de sus carbohidratos complejos (almidón) en simples (fructosa y glucosa). Comerlos maduros evita los riesgos del consumo de almidón semidigerido (que produce intoxicación, mucosa, alergias, entre otras consecuencias) y ayuda a conseguir energía más rápidamente. A su vez, al estar maduros activan nuestro sistema inmune y poseen TFC, poderoso anticancerígeno. Además, el sabor dulce ayuda a que se sientan menos ganas de ingerir alimentos procesados.
¿Cómo saber cuándo el plátano está maduro? Deben estar amarillos, nunca verdes y cubiertos de pecas cafés. No es necesario esperar a que estén completamente blandos.

Para deportistas
La nutricionista Katherine Fernández explica que el plátano aporta un poco más de energía que otras frutas, es una buena fuente de carbohidratos de absorción rápida debido a su alto índice glicémico, por lo que sirve para reabastecer al cuerpo de energía después del ejercicio y entrenamiento físicos. Además, al ser rico en potasio, ayuda a mantener los músculos de quienes practican deporte en un correcto balance, evitando así los calambres.