Entrevistas

Paulo Brunetti

Su rol como Gustavo en la teleserie Soltera Otra Vez consagró al argentino como uno de los nuevos galanes de la televisión. Luego de eso firmó por 3 años con Canal 13, decidió establecerse en Chile, ganó tres veces el programa Vértigo, e incluso sus seguidoras formaron su fan club, que cuenta con más de 3.500 ‘brunettianas’.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Foto Nicolás Abalo

paulo-brunettiSolo había un videoclub en Río Gallego -pequeña ciudad en la Patagonia argentina-, donde Paulo (42) vivió su infancia. “Se llamaba El 2000. Mi papá tenía una cuenta ahí, así que yo me la pasaba arrendando películas, iba el sábado y sacaba tres o cuatro para el fin de semana. Luego a fin de mes mi papá iba a pagar y se encontraba con una lista eterna y, por supuesto, varias multas por devolverlas con atraso”, recuerda el actor.

De esa temprana pasión cinéfila vino su gusto por la actuación: “Cuando vi E.T. tenía la edad del chico y pensé ‘yo quiero ser ese chico’. Pero un par de años después, cuando el mismo director (Steven Spielberg) hizo El Imperio del Sol, protagonizada por Christian Bale, que también tenía mi edad, pensé ‘yo quiero hacer lo que hace ese chico’. Desde ahí me conquistó la actuación, aunque lo veía como algo demasiado lejano, inalcanzable, sobre todo porque sentía que yo estaba al fin del mundo”.

Tan lejano que cuando egresó del colegio optó por postular a la Escuela de Aviación. “Si decía que quería ser actor se iban a reír en mi cara, así que decidí convertirme en piloto”. Sin embargo, un ‘leve desperfecto técnico’ en uno de sus ojos fue la puerta de salida perfecta de una profesión que, asegura, lo hubiese hecho infeliz. “Tenía nivel de visión 9/10, y para ser piloto tienes que tener 10/10. Por suerte no entré, porque de haberlo hecho lo hubiese terminado, pero no hubiese sido feliz. Ahí decidí enfrentar a mi padre para estudiar actuación”.

Argentino a la chilena

Llegó a Santiago el 2008 para hacer una obra que duraría 6 meses. Estaba en eso cuando le ofrecieron un papel en Lola (Canal 13), siguió en Chilevisión y terminó coqueteando con Mega, relación que para su fortuna no se concretó. “Me propusieron un papel en Adiós al Séptimo de Línea, pero luego decidieron que no querían un argentino para el personaje. Fue lo mejor que me pasó, porque al otro día me llamó Herbal (Abreu) para ofrecerme un rol en Soltera Otra Vez. Ahí la cosa cambió”. Firmó con Canal 13 por tres años, contrato que renovó por dos más. Se compró departamento y perro, Gaspar, un shih tzu que lo convirtió en un devoto doglover, y dejó de lado el ‘che’ argentino por el extenso listado de modismos chilenos. Incluso sus seguidoras formaron un fan club, ‘Las brunettianas’.

¿Ya te quedaste en Chile? Por ahora sí, pero la vida cambia de un minuto a otro, y yo estoy dispuesto a vivir esos cambios. Nunca estuvo entre mis planes venir, pero acá estoy, y feliz. Pero si el día de mañana me ofrecen algo bueno en Buenos Aires o Madrid, voy. Siempre fui así, quizás un poco egoísta, de perseguir mis sueños sin límites ni amarras.