Moda

Sostén ¿también para dormir?

Lo que nació como una clásica recomendación de las abuelas (y que probablemente venía de sus abuelas) se ha convertido en un debate constante entre las mujeres, especialmente aquellas con busto prominente. ¿Dormir con sostén realmente ayuda a mantener todo en su lugar, evita estrías y demora el inevitable efecto de la gravedad? Los especialistas opinan al respecto.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Fotos Agencias

700“ Siendo adolescente que agarré la costumbre de dormir con sostén; mi nona me decía que así tendría el busto bien formado y definido, como el de ella en sus años mozos. Siempre me ha parecido algo tan cómodo que lo seguí haciendo, sobre todo para las mujeres que tenemos harta delantera (soy copa C). De esos primeros tops de niñita fui cambiando a otros de lycra o camisetas de pabilo con una pieza incorporada que da soporte al pecho. Ahora uso petos de algodón muy suaves, sin nada metálico. No sé si ha sido por la genética, por el sostén nocturno o porque no he tenido hijos, pero afortunadamente a mis 33 años todo sigue bastante bien en su lugar”, cuenta la abogada Fernanda Saravia.

Como ella, son muchas las mujeres que optan por extender el uso del sostén también durante las noches, aunque generalmente eligiendo modelos con menor soporte que los de día, más elasticados y sin barbas ni broches. De ese universo, la mayoría indiscutida son mujeres con busto prominente, por evidente razones de comodidad. Pero, ¿existe realmente una justificación médica para dormir con sostén?

“El origen del sostén nocturno viene de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, pero se ha extendido también a mujeres con más busto, diría que de copa C en adelante. Usarlo tiene que ver con fines estéticos, atendiendo a que da una contención al dormir, con la que habría menos aparición de estrías ya que la piel no sufre tanto con el movimiento y las diferentes posición al dormir. Se reduce también la distensión de los tejidos. Incluso se habla de que podría evitar las arrugas del escote entre ambas mamas en mujeres que duermen muy dobladas, ya que hay modelos que dan una tensión hacia atrás. Yo lo recomiendo absolutamente”, opina el Dr. Héctor Valdés, cirujano plástico. Y agrega: “Eso sí, es muy importante que sea un modelo cómodo, casi sin costuras y de tejido homogéneo para no marcar la piel, y sin ningún elemento rígido como alambres o barbas. Tiene que dar sujeción pero prácticamente sin que se sienta, para no sacrificar la calidad del descanso”.

Del área de la ginecología son menos auspiciosos, de hecho fueron varios los especialistas que se abstuvieron de dar su opinión para este artículo por no existir evidencia científica que valide el uso del sostén nocturno. Sin embargo, la mayoría coincidió en que si la persona se siente cómoda usándolo, no es perjudicial hacerlo. “Dormir con sostén es una cuestión de gusto personal por comodidad, pero no existe ninguna patología mamaria asociada a su uso. Evitar las estrías tiene que ver con hidratación y alimentación, mientras que para demorar la caída del busto lo más efectivo es trabajar la musculatura a través de ejercicios específicos. Si la mujer se sienten más cómoda durmiendo con sostén, está bien que lo haga, pero el resto son solo mitos”, enfatiza el doctor René Montaño, ginecólogo, miembro y expresidente de la Sociedad Chilena de Climaterio.

Es distinto el caso de mujeres que estén amamantando o que se hayan sometido recientemente a una cirugía mamaría. En esos casos su uso es altamente recomendable. “No lo sugiero como una ley general, quizás sí en el caso de mujeres con más busto, para prevenir estrías o la caída anticipada de las mamas, pero aun así no es una medida relevante. Es distinta la situación de mujeres que se han sometido recientemente a una cirugía mamaria o que estén amamantado, ahí el soporte durante la noche es una recomendación obligada, para evitar que la piel se hinche y distienda, respectivamente”, explica María Teresa Pesqueira, médico jefa del Centro de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Clínica Santa María.

En el mercado existen marcas que venden sostenes especiales para dormir, que generalmente son tops elasticados, con pocas costuras y sin barbas ni broches. Aunque como uso es cuestión de gusto personal, el único requisito del modelo elegido debe ser la comodidad. Una práctica solución para dormir y despertar con todo en su lugar.

Si vas a dormir con sostén:


•Opta por uno de algodón o fibras naturales y que dejen ‘respirar’ la piel
•Preocúpate de que tenga la menor cantidad de costuras, para que no marque la piel
•Evita modelos con barbas, alambres o broches metálicos
•Prefiere telas sin colorantes, ya que estos pueden irritar la piel
•Privilegia ante todo la comodidad del modelo, para garantizar un descanso de calidad