Gastronomía

Mazaccone, Coffee Bar and Pastry

Hay una terraza exterior con casita de juegos para los chicos. En su web dice kids friendly y pets friendly.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Fuimos con mi hermana a almorzar a este café en Vitacura, que por fuera se ve muy pequeño pero es amplio hacia la parte trasera. Su ambientación es colorida, cómoda y cálida, con mesas y sillones en tonos grises y sillas en colores alegres, de cuyos respaldos cuelgan chales por si las estufas no son suficientes. Hay una terraza exterior con casita de juegos para los chicos. En su web dice kids friendly y pets friendly. La carta es más amplia de lo esperado e incluso tienen un menú que cambia diariamente ($6.990), además de sopas, ensaladas, sándwiches, desayunos y café de especialidad. Pedimos dos sopas, una crema de palta con jamón serrano, muy original y bien trabajada, ya que la palta al calentar puede ponerse amarga y en este caso estaba sedosa y rica. El otro problema es que muchas veces se eligen paltas sobremaduras y eso le otorga a la sopa un sabor rancio. Reitero que esta estaba deliciosa. La otra sopa fue la de zanahorias con jengibre y leche de coco, a la que le faltaba un pelín de sal, pero estaba superrica; ambas en porción generosa, a la que no le vendría nada de mal un trozo de pan o unos grisines para acompañar. Compartimos una ensalada llamada crottin de chavignol (que es el nombre de un queso de cabra francés), que trae un queso camembert gratinado con miel de ulmo y tomillo, cebolla caramelizada, tomates deshidratados, mix de hojas verdes, crocante de nuez y grisín de finas hierbas, con dressing de balsámico. Maravillosa, con la cantidad perfecta de aliño, la verdad es que nos encantó, ¡así da gusto comer ensaladas! Compartimos también un sándwich mediterráneo, que la carta describe: queso de cabra con berenjenas, zuchinni grillados, cebolla caramelizada, tomate deshidratado y espinaca baby. Servido en pan integral, la verdad es que estaba bastante seco y no traía las berenjenas -sin advertencia-, nada que ver con la calidad de la ensalada. El local se fue llenando de comensales que llegaban a almorzar. Como postres, probamos un brownie tibio bastante rico, que pedimos con helado de vainilla de la casa, y una porción de torta Lourdes, de hoja con crema pastelera, manjar y frutillas, recomendación del garzón. Nos dio mucha pena porque la pastelera estaba recocida y reseca, echando a perder una torta que seguramente es rica. Para terminar pedí un café aeropress, aprovechando que Mazaccone ofrece café preparado de diferentes formas. Resumen: pensé que el fuerte del lugar era lo dulce, pero por lo probado, volvería por las sopas y la ensalada. También preparan cosas para llevar. Consumo: $29.580 todo lo descrito + 1 bebida.

NOTA: 5.7 / Gerónimo de Alderete 1603, Vitacura. Teléfono: (2) 2891 3238