Moda

Manual de lencería: 10 cosas que debes saber

La ropa interior es un graaan tema. Desde conocer nuestra talla exacta de sostén para evitar cualquier tipo de molestia, la correcta forma de lavar y guardar las prendas, los materiales y telas ideales para no dañar la piel hasta la importancia de utilizar la adecuada para practicar deporte, son algunos de los detalles que deberíamos manejar. Preguntamos a los expertos y elaboramos una guía de verdades, errores y consejos para que tu lencería se convierta en tu mejor aliada.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

Ilustración: Sofía Valenzuela

1. La talla importa. Sí, y mucho. “La mala elección de la talla de sostén sigue siendo muy común a todo nivel y en todo tipo de mujeres”, afirma la asesora de imagen y creadora de Cómomevisto Afife Docmac. Existen diferentes señales que nos indican que algo no va bien con la talla que creemos es la correcta, y la experta las explica: “Cuando se genera una curva ascendente en la espalda: el sostén ahí debe estar siempre recto; tampoco debe ocurrir que el busto se mueva demasiado al caminar o que los breteles se entierren en los hombros; al levantar bruscamente los brazos no debe salirse el pecho por ningún lado; el aro o barba debe quedar siempre bajo el busto y se deben poder meter más de dos dedos en la zona delantera (entre los dos pechos)”. “Lo mismo con bikinis o culottes, hay que estar seguras de si corresponden a nuestro ancho de cadera y fijarse que no se produzcan marcas inadecuadas”, sugiere la productora de modas Fernanda Zamora.

2.“Hay que entender que la ropa interior juega un rol fundamental en la mujer, no solo desde el punto de vista funcional, sino además porque es algo así como el ‘molde’ sobre el cual definimos cómo lucirá después nuestra ropa. También es clave en el rol que juega en nuestra femineidad y sensualidad”, afirma la asesora de imagen, psicóloga y creadora de Effortlesschic.cl María Paz Blanco. “Utilizar una ropa interior linda y que nos haga sentir cómodas nos hace proyectar una actitud más segura y femenina”, agrega la experta.

3. Lavar a mano es la mejor alternativa para conservar la ropa interior en buen estado. Lo ideal es hacerlo con agua fría, un jabón neutro, refregando con mucha suavidad y nunca estrujando la prenda, sino que envolviéndola con una toalla para quitarle el exceso de humedad. Si se prefiere optar por la lavadora, hay que utilizar una bolsa especial que proteja la ropa interior dentro de la máquina. ¿Las opciones? Un ciclo de lavado delicado y corto, con agua fría, jabón neutro y que el proceso se detenga en el enjuague. Y para guardarla es simple: los calzones no requieren más que un cajón aparte del resto de las prendas y los sostenes, abrochados, deben ubicarse con una copa dentro de la otra, para así asegurar una correcta vida útil.

4. Que la tela sea tu mejor amiga. Las opciones sintéticas en la confección de calzones, como el poliéster y el encaje, suelen ser muy bonitas pero pueden provocar irritaciones e impedir que la piel de esa zona respire correctamente, favoreciendo la aparición de infecciones y problemas de salud. “La tela ideal sigue siendo el algodón”, afirma la ginecóloga de Clínica Indisa Carmen Luz Alvarado. “Aunque han salido algunas telas nuevas que también permiten mantener la piel sin humedad”, agrega. Lo fundamental es tener en consideración que la piel de esta zona es más delgada, por lo que el calzón debe ajustarse bien, nunca apretar, y las fibras de la prenda no deben producir picazón ni favorecer la humedad.

5. No adaptar nuestra ropa interior a los cambios de nuestro propio cuerpo es otro error. “Ya sea por subidas o bajadas de peso, el embarazo, posparto, o simplemente el paso del tiempo -donde la gravedad produce sus efectos-, muchas mujeres tendemos a usar las mismas tallas y modelos que usábamos hace años”, cuenta la asesora de imagen y creadora de Effortlesschic.cl, María Paz Blanco. “El cuerpo va cambiando y es importante ir modificando los modelos y tallas de nuestra ropa interior para asegurarnos de que nos quede bien y que cumpla su rol de modelar y sostener nuestro cuerpo”, afirma la experta.

6. “La ropa interior se elige de acuerdo con la ropa exterior que me voy a poner”, sostiene Afife Docmac. “Las mujeres aún no tenemos suficiente conciencia de ello y siento que es el error más común en relación al uso de la ropa interior”, agrega la experta. Al no interiorizar esta simple regla se cae en pequeñas (a veces grandes) equivocaciones, como, por ejemplo, utilizar el sostén strapless para el día a día. “Esto genera líneas que a veces son desastrosas con ciertas prendas como blusas y tejidos”, apunta Afife.

7. No utilizar calzones que ‘contengan’ es otro error que apunta María Paz Blanco. “Es ideal utilizar para el día a día prendas que sujeten bien y no marquen, y para otras ocasiones dejemos aquellas prendas más chiquititas que no contienen absolutamente nada (ni trasero ni guatita)”.

8.¿Te cambias para hacer deporte? Si no es así, comienza a hacerlo. “El movimiento provocado por el ejercicio puede llevar a tener dolores en las mamas, pero las mamas no se van a caer por esa razón”, asegura la ginecóloga de Clínica Indisa Carmen Luz Alvarado. Lo ideal es guiarse por el tipo de entrenamiento que se practicará: no es lo mismo trotar en el gimnasio por 30 minutos que correr una maratón de varios kilómetros. Hay que tener en cuenta que el sostén deportivo no debe impedir o afectar el movimiento de nuestro tronco, mucho menos provocar incomodidades o marcas en la piel, su tela debe secarse rápido y, lo fundamental: debe ser capaz de reducir el rebote, amortiguando los movimientos bruscos del busto. “El sostén, como dice su nombre, debe ‘sostener’ y especialmente si las mamas son grandes”, agrega la especialista.

9. No se debe utilizar el mismo sostén dos días seguidos. Las telas elasticadas deben ‘descansar’. Su uso constante debilita la banda elástica y se desgasta con mayor rapidez. Se debiesen tener, al menos, siete sostenes: dos blancos, dos negros, dos nude y uno de fantasía; los que se van rotando de acuerdo con la ropa que se utilizará cada día. El color nude, que es uno de los más prácticos, funcionará siempre y cuando el color del sostén sea el más parecido al tono natural de la piel.

10. “La ropa ajustada requiere de sostenes de copa lisa, aunque sea levemente prehormada”, asegura la asesora de imagen Afife Docmac. Y nunca olvidar que la ropa interior de ocasión (los calzones altos que suelen contener la guatita y estilizan un vestido de fiesta, por ejemplo) no es de uso diario, ni sirve para toda la indumentaria.