Columnas

Maison Margiela Fall 2016: los sí y los no

Hay colecciones donde veo grandes aciertos, pero también enormes desaciertos. Esta colección de Maison Margiela es una de ellas.

  • mariano.toledo

Compartir vía email

Esta es una variante de mi columna, ”Los Sí y los NO”, dado que no creo en cielo vs. infierno; y sé que la vida suceden en los matices. En la moda ocurre lo mismo. Hay colecciones donde veo grandes aciertos, pero también enormes desaciertos. Esta colección de Maison Margiela es una de ellas.

Galliano sigue al pie del cañón en esta casa de (particular) alta costura. He sido muy crítico de colecciones pasadas, pero con el tiempo empiezo a comprender el estado anímico de Galliano en este escenario. Sus colecciones se ven como un punk, algo sórdido y aristocrático. Un sello indeleble y aún perceptible.

Margiela no se ha caracterizado por hacer colecciones comerciales, Galliano tampoco. Por momentos Margiela se volvía bellamente precario; Galliano ha buceado en estéticas decadentes, y ha sido uno de los precursores del ‘luxury trash’.

Algunos destellos de este genio: referencias a Napoleón y a la Revolución Francesa (temática recurrente en él), el uso de prendas vintage en la generación de nuevas prendas, el mix impensado entre la ropa de calle y las sutilezas de la costura.

Empecemos con los SÍ:

Look 1: Galliano genuino. Una ENORME solapa volcada para una pequeña chaqueta de paño, con grandes mangas murciélago, confeccionada en durísimo paño o fieltro. La falda está abierta, voluminosa y fruncida a una pretina sujeta a una especie de portaligas transparente. Todo esto sobre un chaleco tejido a mano con botones de madera. Bordó las prendas como si las dibujara.

Look 1
Look 1

Look 2: otro auténtico sello Galliano. Abrigo masculino XXL, sujeto a la cintura por corsé y varios cinturones. Plumas de codorniz en las sienes, zapatos de dominatriz.

Look 2
Look 2

Seguimos con los NO:

Look 3: momento del susto. ¿Pesadilla en la calle Elm? Este fulgurante abrigo naranjo ignora las extremidades superiores. ¿Chaleco de fuerza? No, se trata del viejo truco de poner las prendas invertidas. Las botas altas con el dedo partido…

Look 3
Look 3

Look 4: otro abrigo puesto invertido, asfixiando el abdomen y sujetando los brazos, guantes de látex, botas de pescador. ¿Qué más se puede pedir para verse atroz?

Look 4
Look 4

Look 5: bellos estampados de pájaros en gasa translúcida, retorcida alrededor del cuerpo en confusa disposición sobre una polera deportiva. Tocado de globos desinflados… fin de fiesta.

Look 5
Look 5

Galliano siempre navegó en aguas turbulentas, y ha capeado varias tormentas. La única diferencia es que ahora el barco le pertenece a Margiela.