Vida Sana

Duerme como reina

Un sueño profundo y reparador no solo ayuda a enfrentar el nuevo día con más energía, sino que mejora todo nuestro organismo, desde contribuir a tener una piel más joven a mantener nuestras hormonas balanceadas. Aquí hablan cinco expertos.

  • Angelica Lamarca

Compartir vía email

Producción: Male Chahín Foto: Alejandra González

Crecimiento del pelo

El cabello es una extensión de la piel. Cuando se está dormido la piel descansa y sus células se regeneran y oxigenan con más facilidad. Un buen dormir ayuda a que el cabello crezca más rápido y más saludable, explica la aromaterapeuta y cosmetóloga Andrea Canaval (www.facebook.com/cosmeticagood). Un sueño reparador contribuye a que el pelo se mantenga fuerte, sano y evita su caída, ya que en la noche se eliminan toxinas acumuladas durante el día y nuestro cuerpo se regenera.

Menos ojeras y bolsas

El contorno del ojo es propenso a retener líquido y, por lo tanto, a inflamarse, causando las antiestéticas bolsas. La cosmetóloga Catalina Aguirre asegura que un buen dormir es la mejor solución para evitarlas, porque permite una mejor irrigación sanguínea y oxigenación, lo que evita que la sangre se torne azulosa y se transparente a través de la delgada piel que rodea al ojo.

Dos buenos consejos:

1. Al aplicar la crema de contorno de ojos, tanto en el día como en la noche, se recomienda realizar un pequeño tecleo -con las yemas de los dedos y muy suavemente-, de modo de favorecer la circulación de esta zona.

2. Es muy bueno ayudar con los dedos la circulación de los líquidos retenidos en dirección a los ganglios que se encuentran por delante y detrás de las orejas.

*Dormir lo suficiente ayuda a mejorar la piel, pero además permite que se secreten las hormonas que nos protegen del estrés, porque durante el sueño REM se seleccionan y desechan los contenidos de memoria y emociones que no son significativos.

Trabajo nocturno

Walter Avdaloff, neurólogo especialista en medicina del sueño y director del Instituto del Sueño, explica que en la etapa de sueño profundo (que se inicia desde la hora de dormir hasta el primer REM) hay una gran secreción de hormona de crecimiento, que estimula el crecimiento celular de las fibras musculares, óseas y nerviosas, entre otras. El buen dormir permite además que se secreten aquellas hormonas que nos protegen del estrés, porque durante el sueño REM se seleccionan y desechan los contenidos de la memoria y las emociones que no son significativos.

Cosmética nocturna

La cosmetóloga Catalina Aguirre explica que al dormir los productos para el cuidado de la piel son más beneficiosos, ya que nuestro cuerpo entra en un estado de reparación celular. Es en la noche cuando la piel se focaliza en regenerar los tejidos, y por esto la penetración de los productos y su acción se maximizan, provocando en la dermis una recuperación de las fibras de colágeno y elastina.

Mejora la piel

La cosmetóloga y aromaterapeuta Andrea Canaval cuenta que al dormir se segrega una mayor cantidad de la hormona melatonina que permite evitar el envejecimiento prematuro de la piel, además de mantener un nivel adecuado de grasa corporal y el fortalecimiento de músculos y huesos. Cuando esta hormona no es alterada por la falta de sueño, la piel luce más saludable.

Cuidar el peso

La nutricionista diplomada en gerontología comunitaria y educadora en diabetes Ann Correa explica que un buen dormir evita la ganancia de peso. Una menor cantidad de sueño podría resultar en un aumento de la concentración plasmática de grelina (hormona que estimula el apetito) y disminución de leptina (hormona que reduce el apetito), mayor resistencia a la insulina, mayor actividad del sistema nervioso autónomo, aumento de la presión arterial y del cortisol plasmático. A su vez, el no dormir bien podría resultar en mayor somnolencia y sensación de fatiga diurna y menor gasto energético.

Buen dato: Las horas recomendadas a un menor de 5 años para dormir son no menos de 11; escolares, 10 horas; adolescentes, 9 horas, y adultos, 8 horas.

Buenos tips para dormir mejor

Victoria Mery, neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Alemana, entrega algunas recomendaciones generales para tener un mejor dormir:

-mantener horarios regulares, esto incluye idealmente los de comida y sueño

-respetar el dormitorio como lugar para el reposo y la intimidad

-no estar en la cama a menos que se esté durmiendo

-evitar la cafeína; el café dura aproximadamente 5 horas en la sangre, por lo tanto, lo ideal es no tomarlo después de las 15 hrs.

-evitar el tabaco

-limitar el alcohol

-hacer ejercicio de modo regular para mejorar la calidad de vida y del sueño

-alimentarse adecuadamente

-desconectarse

-crear una rutina

-limitar el uso de aparatos electrónicos en la noche