Gastronomía

La Sopería

Con el frío que está haciendo, nada como una sopa. Y un local que solo tenga estas preparaciones, del que había oído harto, llamaba mi atención hace rato.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Con el frío que está haciendo, nada como una sopa. Y un local que solo tenga estas preparaciones, del que había oído harto, llamaba mi atención hace rato. Invité a ‘sopear’ a una amiga, que curiosamente trabaja cerca y no lo conocía, así que también fue un aporte para ella. Ahora, mientras escribo la nota, veo que está cambiando de nombre solamente a La Sopería (ex Cilantro), pero cuando fuimos allí aún en la pared llevaba el nombre de esta hierba aromática. El lugar es mínimo, con poquitas mesas y cocina a la vista. Paredes celestes con madera albayaldada, animales plásticos, techos altos de las antiguas casas del sector, mesón iluminado y cocina al fondo. Nos sentamos en la mesa disponible en ese momento, esquinada y al lado de la puerta de madera por la que asomaban cada cierto rato nuevos comensales que tenían que esperar. Mientras tanto, nosotras mirábamos un dibujo de Mafalda, y mi amiga, que entrevistó a Quino este año, me contaba que para él y para su entrañable personaje la sopa representaba la dictadura, y todos tenemos claro que Mafalda odia la sopa… La chica que nos atendió era amable y eficiente, explicó que todas las sopas cuestan $4.000 y trajo pancito caliente y, al lado, cilantro picado y pasta de ají, mientras elegíamos junto con las limonadas menta jengibre que pedimos, ricas y servidas en vasos-frasco con bombilla. Mi amiga probó la sopa thai, con curry verde, champiñones, camarones, arroz, crema y láminas de coco y cilantro, que le gustó bastante, sobre todo porque era picante. Yo pedí la sopa de cebolla de autor, con caldo de carne, topping de queso azul y cebollas fritas, que estaba deliciosa y enjundiosa. En ese momento ya se habían terminado un par de sopas y a los nuevos comensales les iban quedando menos opciones. Para probar y compartir una tercera pedimos la oriental, de garbanzos con satay (pasta de maní) y coco, que nos pareció celestial, riquísima y ¡sumamente original! Si no sabe por cuál decidirse, hay una trilogía para probar. Como postres, tienen tortas en una vitrina. Nosotras compartimos una de manjar nuez tan rica, que mi amiga se decidió comprar una entera para llevar a su casa, ya que esa noche tenía invitados. Para nosotras fue una sabrosa y grata experiencia, nos encantó el concepto, y aunque pensamos que podríamos quedar con hambre, no fue así.

Consumo: $4.000 todas las sopas.

NOTA: 6.4 / Girardi 1413, barrio Italia, Providencia. Teléfonos 9 9888 0393 y 2 2204 6217.