Belleza

Greta, inmortal

En febrero se cumplieron 90 años desde que la actriz sueca Greta Garbo se lanzara a la fama mundial con el estreno de Torrent. La película muda la catapultó como estrella de Hollywood y la Garbo se transformó en ícono de belleza. Nos inspiramos en su imagen para desempolvar los locos años veinte y recordar a ‘la mujer que no ríe’ con looks intensos, llenos de drama y la elegancia de antaño, con algunos guiños a las tendencias actuales.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Fotos: Juan Pablo Sierra Maquillaje y pelo: Pati Calfio y Melanie Tetzner Producción: Male Chahín Modelo: Javiera Archibald, Elite Models

Cargado de drama y nostalgia, el maquillaje a lo Greta Garbo es muy sentimental. Las cejas son claves en el estilo de los años veinte; muy por encima de la ceja real, se dibujaban con lápiz negro o café en forma redonda y caída hacia el final, para dar ‘tristeza’ a la mirada.
Diadema, Miss Selfridge.
Diadema, Miss Selfridge.
El maquillaje de los 20 está diseñado para realzar las emociones. Inspirado en las actrices de teatro y cine, se buscaba generar una expresión más dramática. Los labios, por ejemplo, se redibujaban marcando por encima los arcos de cupido y acortando el grosor hacia los costados para generar una boca más pequeña, pero con mayor volumen. También se usaba el efecto de labio mordido (hoy ombré).
Polera, Karen Millen.
Polera, Karen Millen.
A principios de 1920 la piel se espolvoreaba en tonos crema o Ivory, se usaba un aspecto más ‘caky’ con la piel muy mate y que se notara maquillada. Era importante que fuese una piel pálida, porque denotaba clase. No existía el contouring y el rubor se aplicaba muy rosado y en forma circular, con lo que se conseguía un rostro redondeado. Para esta propuesta la maquilladora Patricia Calfio actualizó la piel trabajando con texturas líquidas y satinadas, para un aspecto joven y fresco.
Vestido y cuello, Max Mara. Aros, Paris.
Vestido y cuello, Max Mara. Aros, Paris.
A mediados de 1920 los colores de moda para la boca eran oscuros y profundos. Abundaban los rojos vinosos, morados, tonalidades café y naranjas. Para el final de la década la tendencia la marcaban colores más brillantes como el frambuesa, rosa y rojo. Esta propuesta la llevamos al 2016 con un labial gris, lo más trendy del momento.
Polera, Miss Selfridge.
Polera, Miss Selfridge.
La propuesta más moderna de todas, con los elementos clásicos de ‘los años felices’. El sombreado de los ojos era intenso y generalmente con gris oscuro (casi negro), verdes y turquesas. Es una aplicación redondeada, que llega hasta la ceja y amplía visualmente el espacio de los párpados. “Es una mirada melancólica, más que penetrante o sensual”, dice la maquilladora Melanie Tetzner.
Vestido y collar, Miss Selfridge.
Vestido y collar, Miss Selfridge.