Belleza

Belleza a la mano

La piel de las manos no es cualquiera. Es particularmente delicada y, aun así, muy expuesta. Durante los meses más fríos se reseca mucho y requiere hidratación con mayor frecuencia, tres o cuatro veces al día como mínimo. Es lo primero, pero no lo único; también hay que protegerlas y mimarlas, porque tanta exposición a los factores ambientales también las envejece.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

El viento, el frío y la calefacción al interior de las casas son tres agresiones características del otoño y del invierno, tres enemigos declarados de la piel. En casos extremos provocan grietas, escamas y picazón, sobre todo en las manos, que expuestas a toda hora y a toda clase de actividades se deben hidratar, nutrir y proteger, principalmente porque su piel es más delgada en comparación con otras zonas del cuerpo. El dorso tiene una capa de grasa mínima y cualquier daño demora más en sanar, advierte de partida la dermatóloga Katherine Barría, especialista de Clínica Alemana.

Patricio Figueroa, dermatólogo de World Dermatology Institute, comenta que el cuidado de las manos comienza con el lavado. Recomienda usar jabones suaves, como los que contienen avena, y evitar los productos de tipo germicida que, así como están destinados a eliminar microorganismos nocivos, también resultan dañinos para la defensa de la piel.

Como el frío seco también disminuye la humectación, resulta necesario usar guantes -no de lana si el material causa irritación- y cremas humectantes, idealmente que contengan aceite de oliva, según sugiere Figueroa.

Tampoco se debe olvidar la aplicación de bloqueador solar, corregir malos hábitos como comerse las uñas o arrancar los padrastros, y protegerse cuando se realizan actividades cotidianas. “Es importante usar guantes de algodón o hilo bajo uno de látex o sintético cuando se hagan labores domésticas. Y si aparecen zonas más ásperas o escamosas, puede ser debido a actividades laborales, deportivas o recreativas que producen roce. Para remediarlo sirven las cremas humectantes cosmecéuticas, como Dry Fix de Beaute Pacifique, que ayuda a tratar grietas e irritación, consecuencia de la sequedad”, explica el doctor Figueroa.

Sin manchas y más jóvenes

Los retinoides son compuestos químicos relacionados con la vitamina A que tienen acción sobre el crecimiento de las células epiteliales. Se usan en cremas para eliminar manchas de la piel, misma finalidad que tienen el peeling químico y algunos tratamientos con tecnología láser.

Estamos en el momento más adecuado del año para optar por estas terapias. La doctora Claudia de la Cruz, dermatóloga de Clínica Dermacross, explica que el invierno es la mejor época porque estos tratamientos suelen requerir de unos días lejos del sol.

Para quienes tienen daño solar acumulado en la piel, realizarse una terapia fotodinámica es ideal. Este tratamiento, que funciona ‘raspando’ las lesiones y aplicando una luz de color, ayuda a disminuir manchas y células precancerosas, además de dejar la piel luminosa y rejuvenecida.

¿Cuándo es opción el láser? Katherine Barría, dermatóloga de Clínica Alemana, explica que sirve especialmente para coloración de la piel provocada por exposición al sol a través del tiempo. También para rejuvenecer la piel cuando está afectada por atrofia cutánea o adelgazamiento progresivo de la piel, problema propio del paso del tiempo, que se manifiesta alrededor de los 50 años y afecta, particularmente, a las mujeres.

Las terapias con láser requieren evaluación previa para un diagnóstico correcto y trabajan en complemento con la aplicación de mucha protección solar y cremas despigmentantes para mejorar la calidad de la piel y evitar pigmentaciones de rebote.

10 fórmulas de belleza y salud


Aceite de rosa mosqueta. Es un excelente aporte nutritivo para las manos, con antioxidantes que también ayudan a cuidar la piel frente a las agresiones externas. Así lo describe Sandra Morales, químico farmacéutica de Farmacias Knop, marca que tiene la crema de manos Pirihueico, enriquecida con este elemento, extractos naturales de avena y aceite de almendras.

Acaí. La pulpa de este fruto es hidratante y en Natura lo emplean para elaborar una crema de manos con su poderoso aceite de propiedades emolientes capaces de estimular la renovación de la piel.

Parafinoterapia. “Contiene queratina y colágeno, hidratando profundamente las manos, previa exfoliación”, explica Paula Goycolea, creadora de Hands&Company, centro donde la exfoliación se hace con una crema de menta que remueve células muertas y deja la piel preparada para la hidratación con una crema potenciada con la parafina. El tercer paso es sumergir tres veces las manos en la máquina de parafinoterapia hasta lograr que el producto se adhiera y quede como un guante. Entonces se envuelve con plástico y un guante de polar para que la piel transpire y el efecto de hidratación aumente.

Café orgánico. Con glicerina, aceite de coco y almendras, Morgana Cosméticos Naturales fabrica una barra de este ingrediente que se recomienda usar sobre las manos una vez por semana. “El café elimina las células muertas, mientras la glicerina y los aceites naturales aportan vitaminas y ceramidas naturales, dejándolas suaves y rejuvenecidas”, explica Daniela Fernández, creadora de la marca. Aconseja complementar el tratamiento humectando. Ella elabora una pulpa especial para eso con aceites de almendra y coco, mantecas de cacao y karité, y 30% de cera de abeja: “El gran porcentaje de cera de abeja ejerce una acción desinfectante, antibiótica y cicatrizante. Forma una especie de guante, evitando el daño del frío y el viento”.

Manteca de karité. Esta nuez originaria de África, rica en vitaminas y humedad, fue mezclada con aceites botánicos y una proteína específica extraída del barro del Mar Muerto, para crear la manteca hidratante Premier Dead Sea Aromatic Body Butter. Hidrata y protege de los daños del medioambiente seco, el frío y el viento. Está pensada para aliviar, además de la sequedad extrema, psoriasis, eczemas, dermatitis, alergias, infecciones por hongos, manchas, arrugas, estrías, cicatrices y raspaduras, entre otros.

Cera de abejas. Desde su aplicación pura hasta como ingrediente de sofisticadas cremas, este es uno de los mejores ingredientes para humectar y proteger la piel de las manos. En el siglo II, Claudio Galeno -médico del emperador romano Marco Aurelio- creó una fórmula nutritiva cuando mezcló cera de abejas con aceite de almendras dulces y agua de rosas. En esa época se aplicaba para suavizar la irritación producida por el mercurio que contenían los productos de maquillaje. La receta perduró en el tiempo y se hizo conocida por sus cualidades nutritivas, calmantes y protectoras. En la actualidad, Laboratorios Dermatológicos Eau Thermale Avène desarrolló una fórmula para perfeccionarla, reemplazando el agua de rosas por Agua Termal de Avène e intentando mejorar las defensas de la piel, reducir su reactividad y restaurar el equilibrio natural. Finalmente se logró la emulsión de aceite en agua Cold Cream Avène, de efecto fresco y destinada, sobre todo, a pieles sensibles y secas.

Queratolíticos. La genética es responsable de que algunas personas tengan las palmas de las manos más gruesas o con tendencia al engrosamiento y la formación de callosidades. “Esa circunstancia requiere uso de cremas que tengan queratolíticos, como la urea y los ácidos láctico y salicílico, componentes que van provocando una descamación de las capas superficiales para que no se produzcan engrosamientos”, explica la dermatóloga Katherine Barría.

En el mercado hay varios productos con estos ingredientes. Uno de ellos, Nutrix Royal Mains, de Lancôme, tiene ácido salicílico, pero además ejerce una acción relipidante sin dejar película grasa, sí manos suaves, flexibles e hidratadas.

Aceites de palta y sésamo. Ambos ingredientes están en el ungüento de Kiehl’s Ultimate Strength Hand Salve, creado para proteger la piel de las manos durante todo el día, formando una barrera que impide perder la humedad. El aceite de palta es un emoliente rico en ácidos grasos que se describe como uno de los óleos frutales más hidratantes, además de fuente natural de vitaminas A, D y E. El aceite de sésamo, a su vez, tiene propiedades emolientes y suaviza la piel.

Aceite de cilantro. Ayuda a restaurar las condiciones normales de la piel. La línea Essie Spa lo mezcla con glicerina en la crema Many Many Pany, etapa final de un tratamiento que puede comenzar con la exfoliación y seguir con la hidratación. Para el primer paso, la misma línea tiene un producto elaborado con aloe vera y lufa molida (Scrub Starter). Para aportar humedad, su mascarilla Smooth Attraction cuenta con vitamina E, glicerina y extracto de hierbas.

Ayurveda. Esta filosofía y sistema medicinal de la India con más de cinco mil años de historia tiene una especial relación con las manos y su cuidado. Con ellas llevan la comida a la boca, al mismo tiempo que hacen mudras, y en cada dedo ven la extensión hacia uno de los cinco elementos. Kusuma Priya, terapeuta ayurvédico de Ayursala, explica que todo cuidado comienza con la salud de las manos, y para eso la alimentación es la clave: tan simple como procurar que en la dieta diaria exista equilibrio, particularmente de calcio, hierro, sílice, azufre y vitaminas A y C.