Belleza

Una chasquilla para cada rostro

Muy corto, disparejo, largo y con cuerpo o en diagonal, no hay una tendencia única para este corte que logra enmarcar y rejuvenecer a casi cualquier tipo de cara.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

 

Cara redonda

El flequillo puede ser una herramienta perfecta para lograr un ‘efecto adelgazante’ en este tipo de caras. El peluquero Manuel Oviedo propone una escalonada a los costados y a la altura de los pómulos para angular el rostro. Mientras que Coca Oyarce, de La Guapa Simona , recomienda un flequillo liviano y diagonal para romper con la redondez. Lo que nunca se debe hacer en una cara redonda, dice Sebastián Ferrer, es una chasquilla gruesa y recta, porque destaca lo ovalado del rostro.

Cara alargada

La decisión es unánime: una chasquilla recta y larga acorta el rostro y lo hace ver más equilibrado. “Es ideal, porque da la sensación de mejillas más redondeadas”, asegura Oyarce.  La estilista Eva Tangol propone: “Un flequillo recto, grueso y largo que roce las cejas o las cubra”.

Cara cuadrada

Hay que tener más precauciones para elegir. Las líneas rectas pueden acentuar la naturaleza rígida de este tipo de rostros y aumentar innecesariamente su volumen. Los cortes disparejos o asimétricos son la mejor alternativa porque suavizan. Independiente de si la chasquilla es larga o corta,  la idea es armonizar con las formas del rostro. Para Manuel Oviedo, lo más aconsejable sería potenciar la línea entre el pómulo y maxilar, mientras que Ferrer recomienda un desflecado en diagonal.

Cara angulosa

“Le queda bien cualquier flequillo”, asegura Eva Tangol. Coca Oyarce sugiere una chasquilla similar a la que ha usado la modelo inglesa Kate Moss, “bien larga y abierta al medio”, porque así aporta volumen a la parte inferior de la cara  y lo suaviza.  “Escalonar los costados desde el maxilar hacia abajo”, propone Manuel Oviedo.