Belleza

El universo beauty después de @Instagram

La red social que debutó hace casi seis años y que publica sobre 80 millones de fotos cada 24 horas, subidas por más de 400 millones de usuarios alrededor del mundo, se ha convertido en un aliado del mundo cosmético. Insta-modelos, instagramers, maquilladores y también las marcas utilizan esta plataforma a diario para enseñarles a sus seguidores tendencias, adelantos, inspiraciones, productos, concursos y, en el caso de las firmas, a sus más recientes rostros y embajadoras.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

Fotos Getty Images

400No es sorpresa que de vez en cuando revistas de moda como Vogue, Harper’s Bazaar, Marie Claire o Glamour publiquen un listado de las personas a las que hay que seguir en Instagram. Desde modelos como las hermanas Gigi y Bella Hadid, cantantes como Beyoncé, fashionistas como Caroline de Maigret y maquilladores como Pat McGrath, Hung Vaango, Robin Black o Mario Dedivanovic, el artista responsable del contouring de infarto que Kim Kardashian popularizó hace casi dos años y que aún resuena con fuerza entre las beauty bloggers. Incluso parece ser parte importante del mundo de la moda. Un ejemplo son los directores creativos detrás de la casa de modas Proenza Schouler, Jack McCollough y Lázaro Hernández, quienes reconocieron el año pasado durante el Fast Company Innovation Festival en Nueva York que la red social representa una gran influencia durante su proceso creativo, desde inspiración para una nueva colección hasta idear la pasarela donde se lucirán sus diseños.

Adiós espejito, hola selfie y filtros

Primero las firmas de belleza se unieron a la fiebre por las ‘selfies’ (muy populares en Instagram), y en el proceso de elaboración de sus maquillajes los pusieron a prueba con cámaras de smartphones; luego se lanzaron productos que simulaban los filtros de fotografía que esta red permite, como la paleta Too Faced #Tfnofilter powder a través del uso de una tecnología de luz fragmentable que ‘refresca’, broncea e ilumina la piel; después del boom de cuentas creadas por maquilladores y también aficionados y amantes del mundo beauty vinieron las alianzas, como la de la makeup artist Jaclyn Hill (@jaclynhill), quien junto a la firma Becca crearon el iluminador Champagne Pop, que generó 20 millones de dólares en la segunda mitad del 2015; las celebridades no se quedaron atrás y comenzaron a lanzar sus líneas de maquillaje como Kylie Jenner (@kyliecosmetics), quien ya causaba furor en la red por el grosor de sus labios, y creó el Kylie Jenner Lip Kit, que se agota en minutos cada vez que lo ponen en venta (el último lo hizo en menos de 10). Lo mismo sucede con los productos de la maquilladora Pat McGrath, quien con 22 años de trayectoria y considerada la makeup artist más poderosa del mundo por la revista Vogue, consigue que su iluminador Skin Fetish 003 se venda en tiempo récord. “Instagram es mi red social favorita”, afirma el maquillador nacional Marcelo Bhanu (@marcelobhanu). “Me parece instantánea, menos impersonal que las otras porque puedes tener contacto ‘directo’ con la persona que sigues y permite hacer descripciones extensas sobre la imagen o video que subes. La utilizo mucho, subo todo tipo de productos y de muchas marcas, hablo sobre mi experiencia con ellos, sus componentes, dónde comprarlos, cómo usarlos y todo tipo de datos respecto a mi experiencia como usuario”, cuenta. “Las personas que siguen mi cuenta saben que solo publico información e imágenes de productos y firmas de maquillaje que me gustan y que uso en mi trabajo. Creo que por eso cada vez me llegan más regalos y las marcas me contactan para que conozca sus productos”, agrega.

Tendencias y muchos ‘likes’

“Instagram es una plataforma superpotente para mostrar tendencias, pero también para copiarlas”, afirma la maquilladora Josefa Inostroza. “La gente tiene espacio para expresarse con respecto a lo que ellos encuentran que la está llevando, además de tener la oportunidad de ver cómo otros lo ponen en práctica, aprender nuevas técnicas o ver reviews de productos que no has tenido la oportunidad de probar porque no los venden en tu país o porque no los has comprado. Y si deseas hacerlo, puedes ver las distintas opiniones antes de acceder a ellos”, explica la makeup artist radicada en Reino Unido desde el año pasado. Tanto es así que un reciente estudio del Fashion and Beauty Monitor afirma que las marcas aumentarán este año un 59% su inversión en influencer marketing, es decir, fichar a personajes que recomienden, previo pago, sus productos a su público objetivo. “Instagram es una fuente de inspiración constante”, dice la maquilladora Pati Calfio (@beautybites_). “Cada tiempo libre que tengo lo ocupo en revisar las cuentas que sigo. Además lo utilizo siempre para mostrar mi trabajo. Creo que ha servido como red para mantenerse actualizado en lo que se está haciendo en todas partes, establecer contactos y para conocer técnicas y productos”, agrega.

De insta-modelos y marcas de belleza

Jóvenes modelos/celebridades que cuentan con millones de seguidores en sus cuentas de Instagram se convierten en los nuevos rostros de las marcas de belleza y maquillaje, esa parece ser la más reciente fórmula del éxito. La última fue la modelo Bella Hadid (19) para Dior Makeup a finales de mayo, quien se sumó a su amiga Kendall Jenner (20), rostro de la marca Estée Lauder. También se une a su hermana Gigi Hadid (21), aliada con Maybelline desde el año pasado, y a Cara Delevingne (23) para Rimmel desde hace unas semanas. “Por ejemplo, tienes una gigantesca firma anti-age como lo es Estée Lauder, pero ¿cómo consigues seguir avanzando?”, planteaba en un artículo del sitio Refinery29.com la analista de la industria beauty para The NPD Group Karen Grant. “Ellos necesitaban resonar en un consumidor más joven. Para conseguirlo ficharon a la modelo Kendall Jenner como su rostro en noviembre pasado”, afirma. “Tienes a esta persona con gran número de seguidores (casi 60 millones en Instagram al momento del cierre de esta edición), los tomas y los mezclas con los consumidores de tu marca. Un movimiento audaz para la firma”, explicaba Grant. ¿El resultado? Sus seguidores superaron los 300.000 en esa fecha y actualmente ya suman más de un millón.

Marcelo Bhanu (@marcelobhanu):


“Realizo concursos donde regalo solo productos que me gustan, respondo todo lo que me preguntan (aunque a veces se me pasan algunas).

También siempre agradezco la buena onda de la gente. He creado varios hashtags (#) para mi cuenta que las personas han comenzado a utilizar, como por ejemplo: #MAQUILLOSITO, que tiene más de 20.000 usos, también #MAQUILLOSITOLOVERS, #MAQUILLOSITOGIFT, y varios más”.

Taly Waisberg (@talymakeup) desde Miami:


“A mí me ha servido mucho, especialmente porque la gente ve lo que estás haciendo, se entera de cómo te va y siguen tu carrera desde todas partes.

Por lo mismo surge más trabajo, sobre todo cuando viajo a Chile. Es una manera de comunicar tu trabajo y una excelente forma de atraer clientes, conectar con fotógrafos, modelos, stylists… en general, con toda la gente del medio. Muy recomendado tener una cuenta para así mantenerte vigente y al día con lo que haces”.

Luna Latuf (@lunalatuf y Tocador.cl):


“Comparto cosas más personales en mi Instagram, a diferencia del contenido que genero en mi blog, y eso sin duda me ayudó a que la gente le pusiera un rostro a la persona que escribía en Tocador.

Esta red es indispensable para cualquiera que tenga un blog porque puedes ‘fidelizar’ más a tus lectores y reforzar el contenido que ya generaste en tu sitio”.

Josefa Inostroza (@josefai) desde Reino Unido:


“Siento que es una fuerza superpotente. Instagram ha cobrado una relevancia importante especialmente en el área de la belleza; al menos eso es lo que veo aquí.

El lado negativo es que todo parece estar superuniformado, siento que hoy en día todo el mundo hace lo mismo y son pocos los que reinterpretan su propia manera de expresarse a través del maquillaje”.

¿#InstaBeauty o Beauty-blog?


“Instagram es una manera instantánea de hacer una versión resumida de lo que sería un post en mi blog”, dice Luna Latuf, maquilladora y creadora del blog de belleza y maquillaje Tocador.cl. El debate sobre esta aplicación móvil se ha dado en diferentes medios: algunos consideran Instagram como un apoyo para cualquier sitio web dedicado a la moda o la belleza. Otros lo catalogan como una amenaza a la continuidad y popularidad de estos. “¿Dirías que un buen ‘instagramer’ que no tiene un blog es mejor que uno con menos seguidores pero con un sitio propio?”, se planteaba un reporte titulado ‘How to Work With Fashion and Beauty Influencers’ (’Cómo trabajar con influenciadores de moda y belleza’) de la compañía Fashion and Beauty Monitor a principios de este año. “Siempre utilizo Instagram como un apoyo para mi blog”, cuenta la beauty blogger Tamara Reyes, creadora de Blush.cl. “Primero, porque es mucho más inmediato, me permite compartir un dato que probé, vi o me contaron en el momento, en vez de tener que generar un post entero al respecto”, explica. “Instagram es muy visual, te permite escribir sin restricción (a diferencia de Twitter, que permite 140 caracteres) aunque no tan extenso como el post de un sitio web (en Instagram son 2.200)”, dice Luna Latuf. “Pero al no permitir links en sus descripciones no deriva tanto flujo a mi blog como lo hace Facebook, donde la gente pincha directamente en un link y es redirigido a mi página. Aunque esta aplicación tiene una interacción mucho más cercana que un fanpage, a mí parecer”, asegura.