Belleza

Tintura de cejas: cuándo sí y cuándo no

Las cejas son el marco de la mirada, y muchas veces necesitamos darle mayor dramatismo. El problema es cuando nos pasamos al cambiarle el color, por ejemplo, porque no es llegar y retroceder fácilmente.

  • camila.marnich

Compartir vía email

En el último tiempo las cejas han tomado protagonismo; la moda dicta que hay que definirlas bien o, por el contrario y para las más valientes, eliminarlas por completo.

“Lo que más piden en el salón es igualar el tono de las cejas con el del cabello”, asegura Paloma Suzarte de Sólo Para Muñecas. Eso sí, afirma que no es partidaria de teñirlas, salvo que seas muy disciplinada y constante, ya que el teñido es muy evidente y a las dos semanas ya se hace notorio el crecimiento. “Recomiendo más diseñarlas que teñirlas”, dice.

La maquilladora Ignacia González del estudio Facunda tampoco es partidaria de tinturarlas: “hoy está de moda tener el pelo de más de un tono, así que no hay que preocuparse. Además se ve más falso cuando te aclaras las cejas que cuando las tienes oscuras y tu pelo más claro. En mi opinión, si quieres darle mayor intensidad a las cejas o cambiar su forma, siempre estará el maquillaje para corregir, además hay vuelta atrás, a diferencia de la tintura”.

Para tener en cuenta

– El vello de las cejas también se estropea con la tintura, así que no es buena idea abusar del proceso.
– Si las cejas son muy tupidas se notará mucho que están teñidas y no se verá natural.
– Si son muy claras o tienen canas, puedes darle el sí a la tintura, pero no olvides hacerlo en manos de un profesional.