Belleza

IMATS NY 2016: “Metros y metros de cosas increíbles”

Hace dos meses la maquilladora Beatriz Palma (35) viajó por primera vez a Nueva York especialmente para visitar IMATS -International Make-up Artist Trade Show-, la feria más grande de maquillaje a nivel mundial. En esta entrevista nos cuenta lo que viene en la industria del maquillaje.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Fotos: Cristián Clerc

Son tres días full para recorrer “unas tres Estaciones Mapocho en forma de L”, donde expositores, marcas, aprendices y expertos se encuentran para mostrar, aprender y discutir sobre las novedades del rubro del make-up. “El maquillaje todavía tiene esta cosa de maestro a discípulo, es un traspaso de conocimiento que es muy bonito”, cuenta Beatriz Palma.

Esta gran feria existe desde 1997, cuando el maquillador Michael Key -ganador de un Emmy y creador de la revista de maquillaje Make-up Artist- sintió la falta de una instancia en que profesionales y marcas pudieran relacionarse en torno a lanzamientos exclusivos, charlas y demostraciones. Ese año nació la International Make-up Artist Trade Show, o IMATS, en Los Ángeles, California, y fue tanto su éxito que se expandió a otras regiones. Actualmente se realiza seis veces al año y visita L.A, Nueva York, Londres, Vancouver, Sídney y Toronto.

¿Qué es lo primero que te llamó la atención? Hay una variedad infinita de productos que aquí no existen, sobre todo en prosthetics (prótesis para efectos especiales). Pero más allá de eso me sorprendió que había productos para los colores de piel de diferentes culturas. También hay muchas cosas enfocadas en las tribus urbanas. Está la inclusión de todo lo vegano, hay mucha variedad de productos amigables con el medioambiente, brochas y cosméticos. Las líneas PRO de las marcas también estaban concentradas ahí, imagínate metros y metros cuadrados con cosas increíbles. Algo que me interesó especialmente es que había un stand con las brochas kabuki japonesas en que había algunas de hasta 2.500 dólares, era un lujo, lujo, lujo. Además había kits especiales para geishas, que no son masivos, se ven solo en sitios especializados.

 

¿Qué es lo que más se llevaban los make-up artists? Sigma y Morphe Brushes era impresionante. ¡Todo el mundo andaba con esas bolsas! Porque tienen muy buena calidad y son baratas. ¡Te mueres las filas!

Las manos en la piel

En cuanto a tendencias, todo gira en torno a la piel. “El contouring se está tratando de eliminar de raíz. Todas las demostraciones que se hicieron fueron muy iluminadas, se aseguraban que el satinado estuviera presente en todos lados. Vi pieles muy brillantes, impactantes, que te producen algo. Son pieles que se ven increíblemente sanas y ‘juicy’; no alcanza a ser sudada pero sí como salida de la ducha. También vuelve el trabajo del cutis con las manos, esto de usar su calor para calentar los productos y aplicarlos. Observé que los ojos cada vez se han simplificado más en su forma de enseñarlos, ya no se usan tantas brochas y tantos colores para lograr un efecto. Se utiliza un pincel, un delineador y pestañas… es precioso, más simple”, explica la maquilladora.

¿Y qué pasa con los labios? No fueron protagonistas, sino complementarios a los ojos o al trabajo de piel. Lo que sí era impresionante era la oferta de labiales de distintas texturas y toda la gama de colores. Antes veías un par de azules y celestes, pero yo vi tooooda la gama de azules y toooda la de celestes, verdes y negros. Ocupan casi el mismo protagonismo y espacio que todos los labiales rojos, entonces uno dice ‘ok, se abrió totalmente el mercado a los colores de fantasía’. Y se ocupa. El celeste, el turquesa y los calipsos… los vi demasiado y sobre todo en las mujeres de origen afro, porque el contraste con su tez se ve increíble.

Maquillaje de fantasía.
Maquillaje de fantasía.

¿Hubo algo fuera de tu área de expertise que te cautivara especialmente? Quería escuchar a Mike Marino y Mike Fontaine, que son unos chiquillos jóvenes como de 25 años que han trabajado en Los Juegos del Hambre y otras películas con énfasis en efectos especiales. Tuve la oportunidad de topármelos e iniciar una conversación de pasillo y hablar del proceso, de qué los inspira, la impresión 3D y la artesanía para moldear las prótesis; fue muy interesante.

¿Y para tu desempeño como maquilladora? La técnica de Rae Morris me dejó fascinada, es una australiana con muchos años de trayectoria y en los IMATS lanzó su tercer libro, Makeup Masterclass, y en él explora la proporción de Phi o sección áurea del rostro para lograr el maquillaje perfecto según cada forma de ojos. Lo hace desde la belleza real al estudiar qué pasa con cada forma. Lo he practicado en mis propios ojos y es impresionante. Son las cosas que he usado toda la vida en el maquillaje, pero ahora sé por qué. Fue un aprendizaje ‘heavy’ para mí y me ha ayudado a dar mejores instrucciones en mis clases.

Explicación de la australiana Rae Morris sobre cómo maquillar los ojos usando la proporción de Phi.
Explicación de la australiana Rae Morris sobre cómo maquillar los ojos usando la proporción de Phi.