Belleza

Perfumes legendarios

La industria de fragancias no para. Cada año aparecen decenas de nuevas mezclas dirigidas a cautivar a mujeres y hombres en todo el mundo. En estas páginas nos detuvimos en las que han impuesto tendencia en el universo de los aromas, desde el siglo pasado hasta nuestros días. Novedades en su época, clásicos de hoy.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

Por Soledad Miranda Ilustraciones Marina Gerosa

ppal

 

Según los griegos, las primeras rosas eran blancas y sin olor. Adquirieron su color rojo el día que Venus se clavó una espina y derramó su sangre sobre ella, y se volvieron fragantes cuando recibieron un beso de Cupido. Los dioses castigaron a Esmirna por su pecado convirtiéndola en un árbol común y corriente, pero al verla llorar se conmovieron y la mutaron en árbol de mirra, que llora resinas aromáticas. Los vendedores de perfumes griegos aseguraban que sus productos contenían esencias que provenían del Olimpo…

No solo las antiguas civilizaciones otorgaron un carácter sobrenatural a los aromas; si revisamos la historia de la publicidad de los perfumes, en especial de los emblemáticos, veremos que impajaritablemente evocan fantasía. Porque un buen perfume siempre es misterioso y nunca huele igual en todas las personas. Y si eso no es magia, entonces no sabemos qué es. “El perfume, como la seda, el vino y las flores, es uno de los lujos necesarios de la vida. Su aroma es como un buen vino, que necesita oxigenarse antes de alcanzar el punto de perfección”, decía Sophia Loren. Acá resumimos algunos clásicos y otros más nuevos, pero todos con mucha personalidad.

La Nuit Trésor, de Lancôme
Pura sensualidad femenina


Se dice que el olfato domina la sensualidad humana mucho más que la visión o el tacto. Por lo mismo, cuando aparece una nueva fórmula que logra estimularlo ocurre algo así como un estallido placentero difícil de olvidar y de ignorar. En 2015 Lancôme presentó La Nuit Trésor, su primera fragancia afrodisíaca, invitando a aplicarla directamente en las zonas erógenas del cuerpo femenino: el interior de las muñecas, bajo el lóbulo de la oreja, detrás de las rodillas.
La Nuit Trésor fue creada por dos perfumistas de la marca -Christopher Raynaud y Amandine Marie-, especializados en flores diferentes, que trabajaron para lograr una especie de choque de intensidades y esencias que dio forma al nuevo “elixir del amor del siglo XXI”.
Sus componentes son altamente sensuales e incluso misteriosos, como el corazón de rosa negra, vainilla de Tahití, incienso y praliné de lichi. El frasco que lo contiene quiere asemejarse a la rosa negra, corazón de la fragancia y símbolo del secreto deseo femenino, imposible de dominar cuando ha despertado.

La Vie est Belle de Lancôme
Una sonrisa eterna


02-400Nadie queda indiferente a la sonrisa de Julia Roberts. Por ella y por su talento histriónico es una de las actrices más cotizadas del cine actual y portada en miles de revistas en todo el mundo. Resultó inevitable, entonces, que Lancôme la invitara a ser embajadora del perfume La Vie est Belle cuando este nació como la fragancia que encarna la alegría de vivir y proclama la búsqueda de la felicidad.
Lancôme quería que esta fragancia excepcional tuviese también una presencia muy marcada, y para ello la marca rescató un tesoro que había estado guardado secretamente durante 63 años. Se trata del frasco en que se expende la fragancia. Fue creado en 1949, cuando el fundador de la marca le pidió a George Delhomme, su director artístico, que realizara un envase que simbolizara la femineidad. Tras sacarlo de su refugio, técnicos actuales demoraron un año en reproducirlo y darle vida. El logro fue notable, porque en el centro del cubo de cristal se dibuja efectivamente una sonrisa que refleja un mensaje: efectivamente, la vida es bella.

Chanel Nº 5
Esencia de amor


Chanel Nº 5 es una de las fragancias que más se venden en la época de Navidad. Son millones de frascos que se suman a los millones que históricamente se han comercializado desde que la legendaria Coco Chanel decidió que hacía falta una fragancia para complementar sus diseños de ropa. Dominante y decidida como era, le encargó la tarea a Ernest Beaux, y cuando este le presentó varias muestras eligió la quinta, es decir la Nº 5. Ella quería un perfume absolutamente único y debido a esto por primera vez se usaron componentes sintéticos que aportaban aromas innovadores. El 5, además, era su número de suerte, y resolvió que el perfume se quedaría con ese nombre.
El perfume marcó algo así como el retorno a la vitalidad de Coco tras la muerte de su gran amor, Boy Capel. La diseñadora pasó meses hundida en el dolor hasta que la necesidad de crear este aroma la sacó de su angustia. Quizás por eso las notas de Chanel Nº 5 se convirtieron en un componente esencial en la vida de las mujeres modernas de su época y lo han seguido siendo hasta hoy.

Angel de Thierry Mugler
Una estrella dulce-dulce


El frasco de Angel es una estrella. Una estrella azul con destellos de plata imposible de confundir en el universo entero de fragancias que existe hoy. También es el primero de los perfumes llamados gourmand, un aroma goloso que tiene mucho dulce. Chocolate, caramelo, mazapán, miel, vainilla y algodón de azúcar son algunos de sus componentes, y por lo mismo se dice que es una fragancia que se ama o se odia, sin atenuantes.
Thierry Mugler, el diseñador francés de personalidad audaz, la imaginó en 1992 y para contenerlo él mismo diseñó el frasco de cinco puntas asimétricas como un homenaje a la estrella que lo acompañaba siendo un niño en Estrasburgo, donde nació. “La estrella es, desde mi infancia, mi amuleto de la suerte”, ha dicho.
En sus 23 años de vida, Angel se ha mantenido entre los diez perfumes más vendidos en el mundo, siempre envuelto en la contradicción de ser apreciado y rechazado. No importa, dice Mugler, “porque un ángel puede ser bueno o malo”.

Sauvage de Dior
Quiere ser leyenda


03-400Es casi una sobredosis de masculinidad. Como en una partitura musical, el perfumista de la marca, François Demachy, fue mezclando acentos de pimienta y fruta amarga con notas de ámbar gris, vibraciones espaciadas de bayas rosas, golpes de vetiver y torbellinos de bergamota reggio hasta que el pachulí fraction unió toda la composición dando vida a una estela que, según su autor, tiene “olor a hombre”.
Símbolo e imagen de esta creación, Johnny Depp se interpreta a sí mismo en la campaña de lanzamiento. En el desierto, evoca el lado salvaje de su propio ADN -porque en realidad tiene ancestros cherokees- y su pasión roquera. Acompañado por los sones del famoso guitarrista Ry Cooder, Depp interpreta a un héroe urbano que soluciona su conflicto esencial dejándose engullir por la naturaleza. Esta es una fragancia que quiere convertirse en leyenda.

Miss Dior
Una fragancia libertaria 


Es tan legendario como el propio Christian Dior, el diseñador que creó el New Look en los años de la posguerra en Francia. Esos vestidos con la cintura marcada y amplias faldas necesitaban una fragancia que los armonizara, y el encargado fue el perfumista Paul Vacher, que la creó con mandarina, bergamota, jazmín, narciso y rosa. Cuentan las crónicas de 1947 que ya existía el aroma, pero no había un nombre para identificarlo. Pocos días antes del 12 de febrero de ese año, día en que Dior presentó su primera colección, los salones de la Avenue Montaigne temblaban de nerviosismo y entonces ocurrió el milagro. Catherine, la hermana menor del modisto, llegó tratando de pasar inadvertida, pero Mitzah Bricard, consejera y musa del genio, la vio y anunció: “Aquí está Miss Dior”. El modisto no vaciló. “¡Ahora tenemos nombre para mi perfume!”, dijo con toda naturalidad, porque Catherine era su hermana preferida. Ella había sido una heroína de la Resistencia contra los nazis y recibió condecoraciones en Francia y Polonia, pero no le gustaba hablar de eso y el resto de su vida se dedicó a cultivar flores, especialmente jazmines y rosas. Con los años, los frascos de Miss Dior han cambiado y la fragancia se ha modernizado, pero su esencia innovadora y alegre, casi libertaria, permanece intacta.

L’air du Temps de Nina Ricci
Palomas por la paz 


Dos palomas de alas abiertas y entrelazadas simbolizaban los nuevos aires de libertad y la esperanza de paz eterna que se respiraban en 1948 en París. Era L’Air du Temps, el espíritu de una época que anhelaba dejar atrás para siempre la guerra y el dolor vigentes hasta hacía muy poco tiempo. Robert Ricci -hijo de la fundadora de la casa Nina Ricci y modisto también- consiguió que se creara este símbolo gracias a su amistad con el gran artista del cristal Marc Lalique, y así le dio el máximo realce a la fragancia que había creado Francis Fabron para mantener viva la gloria de lo que fue el fin de la Segunda Guerra Mundial.
Mágicamente, la fragancia y la botella misma de L’ Air du Temps Nina Ricci han seguido inalterables a través del tiempo y han pasado de madres a hijas por generaciones, sin necesidad de cambiar ninguno de sus componentes, entre los que hay violeta, madera de sándalo y lirio.

Opium de YSL
La audacia mayor de Yves Sain Laurent 


05-400“Opium, palabra mágica, palabra clave, llave de los sueños más secretos, sésamo que abre la puerta del sueño”, escribía Yves Saint Laurent para la publicidad del perfume nacido en 1977. Con ese mensaje aumentaba el escándalo que surgió ante el nombre de la fragancia. El opio era en esa época -y lo sigue siendo- una droga dura.
El modisto francés, con su amor por lo oriental y lo suntuoso, aparecía, de este modo, avalando el uso del opio y dándole un salvoconducto sofisticado. Al menos eso destacaban los que iniciaron la campaña en su contra, pero consiguieron todo lo contrario porque el perfume se convirtió en símbolo de lo pecaminoso y prohibido, ¡imposible mejor publicidad!
Con el paso de los años Opium ha llegado a ser un clásico manteniendo su aroma oriental y voluptuoso gracias a la mandarina, la bergamota, el ámbar, la mirra y el pachulí. Los colores del frasco, evocando la laca china, siguen marcando presencia y atrayendo a quienes no les temen a los perfumes intensos y embriagadores.

Polo, Ralph Lauren
Una élite aromática 


04-400Porque fue capaz de dar forma al anhelo emergente de miles de hombres en diversos países, el diseñador Ralph Lauren posicionó su fragancia Polo como el aroma natural de quienes aspiran vivir a imagen y semejanza de los integrantes de una élite.
Lo lanzó en 1978 como la primera fragancia que identificaba el estilo de vida de los hombres de grandes familias estadounidenses de Nueva Inglaterra, la zona más tradicional del país. Fue un éxito y se mantiene igual, porque la botella verde que evoca una petaca masculina para guardar licores ha ido cambiando de color para acoger variaciones del jugo inicial, pero sigue vigente.
Es un perfume amaderado gracias a sus componentes de abeto canadiense, lavanda, cilantro, eucalipto… y cuenta también con algunas notas profundas de cuero y vetiver, que le dan su reconocida elegancia.

Carolina Herrera
Símbolo de la opulencia de loa años 80 


Son pocas las mujeres en el mundo que convierten su nombre en un producto que las sobrepasa y trasciende su propia historia. Carolina Herrera es una de ellas, y siendo una famosa diseñadora de moda también le dio su nombre a la fragancia que nació en 1988.
Los 80 fueron la década de los excesos en Nueva York. “Todo era diversión y opulencia”, ha dicho la diseñadora. “Era la época del Studio 54 y había fiestas en todas partes. Cuando entramos en los 90 las cosas cambiaron”. También ha afirmado que esta fragancia representa esos años, y por eso es exótica, con mucho nardo y jazmín, sus flores favoritas: “Creo que lo hice porque de algún modo siempre he estado enamorada del jazmín”.
Además de la fragancia, un toque extraordinario para hacerla inolvidable fue el empaque de fondo blanco y lunares negros. “Son muy importantes visualmente. No conozco a ningún hombre ni mujer que no les guste tener algo con lunares”, dice la diseñadora. En cuanto a su modo de usarla es clarísima: “Me pongo mucho, ¡me encanta!”.

Flower by Kenzo
15 años de pacifismo 


Este famoso perfume de Kenzo, que recién cumplió 15 años, es una paradoja. Su emblema es una amapola de intenso color, perfecta en el frasco transparente, aunque la amapola es una flor que no tiene aroma.
Patrick Guedj, director creativo de Kenzo Parfums, tuvo la idea de esta fragancia cuando vio la fotografía de una mujer con una flor en la mano enfrentándose a un grupo de soldados en una manifestación contra la guerra de Vietnam en 1967. Esa pacifista no llevaba una amapola, pero Guedj la imaginó sabiendo que esa flor no tiene aroma y justamente para dejarle libertad absoluta en su creación al nariz Albert Morillas. “Pensé en una flor fuerte, militante, que se abre paso en la ciudad”, dijo. Para crear el jugo se buscaron los mejores ingredientes en distintos lugares del mundo, entre ellos la rosa de Damasco, que tiene fama de ser buena para la piel y el alma. “En cada perfume hacemos unas 300 pruebas o versiones; y no quiere decir que la última sea la mejor. Muchas veces nos quedamos con las primeras. En el caso de Flower fue la prueba número 3”, dijo Morillas.

Aqua di Giò , Armani
Armonía masculina 


Giò es el diminutivo con el que sus amigos cercanos y familiares nombran a Giorgio Armani. Y el diseñador quiso bautizar así esta fragancia masculina para darle su propia esencia, su propia alma, que es mediterránea y marina. Aqua di Giò está inspirada en los aromas y el frescor que existen en la isla de Pantelaria, situada entre Sicilia y Túnez, que es su lugar de veraneo, el sitio donde se desconecta de todo el glamour de su profesión y se une a la naturaleza. Allí retoma energías y, gracias a la sal y el fuerte oleaje, queda nuevamente en armonía consigo mismo.
La intuición con que el perfumista Alberto Morillas traspasó esa fuerza natural a la fragancia, y el prestigio del propio Armani, han hecho que Aqua di Giò sea la fragancia masculina más vendida en el mundo.