Belleza

SOS capilar: Guía infalible de mascarillas

El pelo sufre un montón en los meses de verano, apenas se alcanzó a recuperar un poco en marzo y ya empezamos a usar los secadores. Es el momento de restaurarlo. Pero no es llegar y ponerse un tratamiento, hay que escogerlo bien y aplicarlo correctamente para obtener sus máximos beneficios.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

4001. Elegir el tratamiento adecuado
Lo básico es saber cuál es el tipo de cabello (seco, mixto o graso) y luego conocer qué propiedad necesita ser restaurada. “La primera es la hidratación, y se distingue por pelos con falta de brillo y suavidad. La proteína utilizada para hidratar se compone de partículas líquidas que reflejan la luz y entregan brillo. La segunda propiedad es la nutrición y humectación, su ausencia se refleja en cabellos porosos y faltos de movimiento. En este caso se requiere una proteína compuesta por aceites esenciales y lípidos que devuelven la fluidez. La tercera es la reestructuración y se identifica en cabellos dañados, quebradizos, rebeldes y con pérdida de su diámetro. La proteína usada para reparar contiene elementos similares a la queratina que se encuentra en el interior de la fibra capilar. Rellenan la hebra de nutrientes sólidos, se devuelven la fortaleza y el diámetro”, explica Nicolás Navarro, estilista de The Beauty Place.

2. Después del champú
Para que la mascarilla penetre y entregue los beneficios deseados siempre debe aplicarse sobre el pelo recién lavado (y sin acondicionador). El champú limpia y además permite que la cutícula se abra y que el tratamiento entre a la fibra capilar. Mientras mayor pH tiene (más alcalino), más se abre la cutícula. Los expertos además recomiendan tener el pelo bien desenredado antes de aplicar el tratamiento y cepillarlo con la crema puesta, para distribuirla en forma más efectiva. ¡Cuidado si el pelo está muy dañado! Peinarlo podría cortar los cabellos más débiles o que estén muy enredados.

3. ¿Más tiempo, mejores resultados?
No necesariamente. Los productos actuales utilizan tecnología con proteínas muy pequeñas (nano y microceramidas) que viajan directamente al interior de la fibra capilar y que actúan rápido. “El tiempo es muy inferior al que requiere un tratamiento casero. Una máscara de alta tecnología se puede dejar actuar por 8 minutos y tendrá el mismo resultado que si se deja por 30. En el caso de las mascarillas caseras o cremas de retail, hay que dejar actuar al menos 20 minutos”, dice Pedro Orellana, estilista de Peluquería y Barbería Condell.

4. La frecuencia correcta
Depende de cuán maltratado esté el pelo y del tratamiento a utilizar. Los productos profesionales se recomiendan en promedio para una vez al mes (o dos si existe un daño profundo). “Todas las mascarillas para usar en casa deberían realizarse una vez a la semana, pero no más tiempo porque pueden saturar el cabello y dejarlo pesado y opaco. No aconsejo usarlas como acondicionador”, dice Nicolás Navarrete, estilista de The Beauty Place.

5. Gotitas de aceite por aquí…
Los tratamientos capilares se complementan bien si les agregas aceites para potenciar sus propiedades. “Para las mascarillas caseras funciona bien sumar el aceite de coco, almendras u oliva, que aportan más hidratación”, sugiere Pedro Orellana, de Peluquería y Barbería Condell. Pero cuando se trata de productos profesionales es mejor preferir una misma línea o conocer bien los principios activos para realmente potenciar los beneficios y evitar saturar el cabello.

6. Los no:
No al exceso de productos. No por aplicar mayor cantidad se obtendrán más beneficios.
Nunca coloques acondicionador antes de la mascarilla, su pH ácido cerrará la cutícula y evitará que el tratamiento penetre.
No te cortes el pelo tu misma, el uso incorrecto de la tijera puede abrir las puntas y dañarlo más aun.
No apliques la mascarilla en la raíz, el pelo queda opaco y grasoso.

7. Considera que:
Si tienes daño químico (por decoloración, alisados, etc.) no sirven los tratamientos para hidratar o nutrir; se debe escoger uno reparador.
Si después de los lavados las puntas se secan mediana o intensamente ¡es momento de hidratarlo!
Las mascarillas naturales (de miel, huevos, palta, etc.) generalmente se salen luego del lavado, por lo tanto no son realmente reparadoras para cabellos dañados.