Belleza

Embarazada, ¿eternamente bella, bella?

Sin duda la maternidad rodea a la mujer de una belleza especial, una energía muy femenina que no pasa desapercibida (y no solo por la panza). Pero también tiene un lado B, uno incómodo producto de la intensa actividad hormonal y metabólica de cada mes. Junto a dos dermatólogos detectamos los seis problemas de belleza más comunes durante este período.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Fotos Getty Images

700

1. La máscara del embarazo
El nombre ya es tenebroso; mancharse la nariz, los pómulos y frente no es menor. Durante la gestación se producen muchos cambios hormonales. “No hay una hormona particular que provoque esto, sino que aumenta todo el fenómeno hormonal, sobre todo los de la melanogénesis, que son las que inducen la síntesis de melanina. Entonces aumenta la pigmentación y aparecen estos melasmas o cloasmas (manchas) en la cara y en otras zonas como los pezones o el abdomen (que tiende a disminuir después del parto), pero cuando te manchas la cara es muy difícil (quitarlo)”, explica la dermatóloga de Clínica Las Condes Patricia Apt. La principal forma de prevención es usar protector solar y evitar la exposición directa al sol, sobre todo las morenas, que son más propensas a mancharse. A veces, después del parto esta mancha se aclara, pero lamentablemente no desaparece. “Hay que usar cremas despigmentantes, pero las más fuertes están contraindicadas así que hay que esperar hasta el parto y a veces hasta que termine la lactancia para poder tratarlas”, agrega el dermatólogo Rodolfo Klein, de Klein y Asociados.

2. Línea negra
Es casi inevitable su aparición. Esa línea oscura que cruza la panza hasta la zona del pubis. Al igual que en el punto anterior la ‘locura’ hormonal es la responsable, pero a diferencia de las manchas que aparecen en el rostro, por lo general la línea negra se desvanece después del parto porque no es un área de gran exposición al sol. Puede tardar un año en desvanecerse, y si no lo hace se puede recurrir a tratamientos con cremas o láser, siempre bajo indicación médica.

3. ¡Pelos más, pelos menos!
A veces los vellos de piernas y brazos crecen menos y más lento, pero pueden aumentar en el rostro, los pezones y la rayita del ombligo (por el incremento de las hormonas masculinas -andrógenas-). Todo se normaliza después del parto; aunque hay algunos casos en que las mujeres pueden quedar ‘más peludas’, no hay respuestas definitivas en esta área. Pero el pelo también se cae: “Es un fenómeno frecuente entre 3 y 6 meses después del parto. Generalmente se recupera solo, pero es bueno consultar pues a veces es muy severo”, dice Klein.

4. Acné, ¿ahora?
Por las alteraciones hormonales propias del embarazo puede aumentar un acné anterior o simplemente aparecer -generalmente durante el primer semestre del embarazo-. Su tratamiento es complejo porque hay bastantes medicamentos contraindicados. “Se debe consultar un dermatólogo porque hay pocas cosas que se pueden tomar, casi nada oral, y las cremas, que no pueden contener un montón de cosas, como el ácido salicílico (que está en casi todos los limpiadores) o derivados de la vitamina A, y algunos antibióticos como los derivados de la tetraciclina, que no se pueden usar ni en forma oral ni tópica”, dice la doctora Apt.

5. Várices y arañitas
Durante el embarazo la retención de líquidos aumenta y también la posibilidad de que aparezcan várices y arañas vasculares; el sistema de drenaje se vuelve más lento, por la compresión de los grandes vasos y el aumento de peso. Es vital mantener un peso saludable y elevar los pies varias veces al día para aliviar las piernas. Posparto se pueden tratar las arañas con láser y si son mayores hay que consultar con un cirujano vascular.

6. Estrías, ¡típico!
Junto a las manchas, las estrías también conforman un aspecto incómodo. Aunque se pueden tomar medidas, realmente no hay remedios ciento por ciento eficaces. “No hay estudios importantes sobre cuál crema de prevención de estrías es mejor, pero sin duda cuidarse la piel, manteniéndola humectada y bien nutrida, siempre es bueno. La genética es importante, pero siempre una ayudita es bienvenida”, dice el doctor Klein. El factor genético y el aumento de peso son las principales agravantes. Una vez que se forman las estrías, hay que tratarlas posparto: “Los tratamientos más efectivos son cremas, láser (la estría reciente, que es la roja y la que mejor funciona, puede usar láseres vasculares y fraccionados; la estría tardía, que es de color blanco, solo láser fraccionado, que elimina la piel y mejora el colágeno) y peelings”, explica Patricia Apt.