Columnas

Mi cuestionario a Lyla Peng

Es una de las más prolíficas y curiosas 'hacedoras' de imagen en Argentina. En su tienda espera a las clientas con té verde y conversa con ellas mientras las asesora.

  • mariano.toledo

Compartir vía email

La conocí en Buenos Aires como entusiasta productora. Trabajó para los más importantes medios de moda, hasta que dejó de divertirse. Desde entonces su personaje ha crecido, tiene su propia tienda, un reality show y un bloque en un programa de TV.

Se dice más porteña que Gardel, pero es tan china como argentina: “Argenchina”, dice ella, y asegura que “la autenticidad is the new black”. Vean el video de Illya Kuryaky en YouTube, aparece Lyla tocando la guitarra. Les presento a una de las más prolíficas y curiosas hacedoras de imagen, allá detrás de la cordillera.

¿Primer contacto con la moda? En la infancia, cuando mi papá me mostraba sus outfits. Me fascinaba su coquetería masculina, y sus combinaciones (¡¡muy jugadas!!).

¿Qué es el ‘buen gusto’? No seguir las tendencias. Saber elegir y sentirse segura con lo que se lleva puesto.

¿Cómo te influye tu formación oriental? En el maximalismo. Colores intensos, texturas, detalles. Necesito que la imagen impacte.

Te identificas con las películas… La Casa de las Dagas Voladoras y La Maldición de la Flor Dorada.

¿Qué significó ser estilista de Illya Kuryaky? Que el INSTANT KARMA ¡existe! Ellos fueron los primeros músicos argentinos que hicieron videos con temática oriental sin ánimo de burla; los busqué vía Facebook, se contactaron conmigo y de ahí no paramos. Cada propuesta era un desafío. Ellos conocían mi trabajo y lo denominaban “jugado”. Vinieron el reconocimiento y respeto de todos los colegas y la admiración de muchas fans.

¿Qué artistas sueñas que pasen por tus manos? M.I.A y Pharrell Williams.

¿Qué es y cómo funciona BlingBling? BlingBling es mi tienda. No soy una marca, me considero una ‘curadora de moda’. El ‘Asia style’ es el concepto. Selecciono prendas actuales con el sello “fancy / kawaii”. Hay un perchero de vestidos tradicionales chinos ‘Qi Pao’. Allí atiendo personalmente a cada clienta. Las espero con té verde y charlamos mientras las asesoro. No me gusta imponer. La que entra al mundo BlingBling se divierte, se amiga con su cuerpo y su ser. Casi siempre terminamos en una minisesión de fotos, que después posteo en las redes sociales.

¿Tu opinión sobre el minimal style? Lo respeto, pero me cuesta muchísimo aplicarlo.

¿Björk o Nicky Minaj? ¡Björk!