Moda

Tejidos dramáticos

La exageración se entrelaza con las hebras de los tejidos para crear verdaderas piezas artísticas que reúnen color, volumen y una imponente materialidad. Prendas invernales que abrigan como ninguna otra, pero aptas solo para las valientes que tengan la personalidad para vestirlas.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Las obras de los pintores Rhys Lee (Australia) y Andrey Remnev (Rusia) inspiraron a Josef Font, director creativo de Delpozo, para crear el estrambótico chaleco que ganó el título de It el pasado otoño-invierno en el hemisferio norte. De ellos tomó el juego de volúmenes y el uso de tonos flúor, los que materializó en una colección intensa en color y diseño, y cuyo ganador indiscutido (en popularidad) fue este maxitejido celeste, trenzado, de cuello subido y toscas aplicaciones en lana. La prenda ya la había celebrado favorablemente la crítica tras su presentación en la pasarela de Nueva York Fall 2015-2016, pero el furor real lo gatilló Chiara Ferragni, The Blonde Salad, cuando lo subió a su sitio en uno de sus influyentes looks de street style. La historia tiene un predecible final: boom de ventas, el chaleco agotado en cuestión de días y la prueba irrefutable de que los tejidos están explorando una faceta mucho más transgresora de la que nos tenían acostumbrados.

“Los tejidos han evolucionado a la par de las telas, actualmente hay una enormidad de mezclas que dan protagonismo a la lana. Además, gran parte de estas prendas son hechas a mano, lo que les da más valor. Esta temporada lideran los tejidos -de punto fino o grueso- con cuello de lana. Aunque en las propuestas de algunos diseñadores los modelos son más conceptuales, creo que perfectamente se pueden adaptar a looks urbanos, la clave está en equilibrar. Si el tejido es tosco y pesado recomiendo usarlo con telas livianas y vaporosas como un pantalón tipo pijama o pollera, también puede ser un jean básico”, explica la productora de modas Tere Concha.

Pasarelas de lana

Ponchos, capas, enteritos, abrigos, suéteres, pantalones e incluso zapatos han demostrado la versatilidad del tejido; una propiedad de la que los diseñadores de moda se han apoderado sin restricciones. Sobre sus tarimas en las semanas internacionales de moda, las prendas tejidas dieron un verdadero espectáculo de arte y creatividad, demostrando que el modelo de Delpozo está lejos de ser un caso aislado.

El trabajo del japonés Yohji Yamamoto se ha caracterizado desde sus inicios por dar a la lana un rol central en sus extravagantes colecciones. Sin embargo, para la colección otoño-invierno 2014-2015 su importancia ascendió varios peldaños en conjuntos completamente tejidos (pantalón, maxichaleco, gorro con trenzas, cartera y zapatos), que apenas dejaron al descubierto los rostros de las modelos. Esa misma temporada, en París, Barbara Bui dio volumen a su pasarela con toscas aplicaciones trenzadas en lana sobre capas y suéteres cortos, siempre sobre una impecable paleta nude.

Las colecciones más recientes que han continuado sorprendiendo por el nivel al que han llevado los tejidos han sido The Row, firma de las hermanas Olsen, y Chloé, durante su última presentación en la Semana de la Moda de París. “La femineidad y masculinidad convergen en una propuesta inspirada en la década del 70, en una mujer viajera, que encuentra en el vestuario una expresión de su vida nómade”, dijo tras el desfile su diseñadora Clare Waight-Keller, sobre una colección que mostró una extravagante versión del hipismo. Así, con creaciones que celebran décadas pasadas y otras que proponen inéditas piezas artísticas, la lana teje su camino hacia la expresión más osada de la moda.