Vida Sana

Aromaterapia: ¡qué rico huele aquí!

La aromaterapia no solo sirve para inundar de encanto los ambientes; también trae muchos beneficios al organismo. Aquí una guía para aprender de esta técnica.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción: Male Chahin Foto: Nicolás Abalo

¿Qué es?

z-wellness-adLa aromaterapeuta Andrea Canaval explica que la aromaterapia es un tratamiento totalmente natural que se basa en la actividad de las moléculas que componen los aceites esenciales para su uso en distintos ámbitos de la salud.

La aromaterapia científica utiliza aceites esenciales de composición bioquímica conocida, botánicamente certificados, 100% naturales, no desnaturalizados por compuestos sintéticos ni por aceites o esencias minerales. Estos son puros, no adulterados con otros aceites esenciales, aceites grasos o alcoholes, ni coloreados, entre otras características, y han sido elaborados bajo criterios de sustentabilidad ambiental.

Dónde nació

El experto Emmanuel Lamy cuenta que el término aromaterapia fue inventado por René-Maurice Gatefossé, químico francés que se quemó su brazo en 1910. Los tratamientos de la época no funcionaron y su piel se estaba gangrenando, así que decidió aplicarse aceite esencial de lavanda porque había escuchado que las abuelas del sur de Francia usaban esta planta para cicatrizar. Los resultados fueron impresionantes y confirmaron que la esencia de la lavanda posee propiedades antisépticas y curativas. En 1937 publicó el libro “Aromatherapie”; ahí reunía los primeros estudios empíricos realizados con médicos. Con esto había nacido el término ‘aromaterapia’.

Importancia del olfato

Según la aromaterapeuta Denisse Ortiz (9-1253718) el olfato es uno de los sentidos más importantes, ya que es el encargado de percibir distintos aromas y olores, ayudándonos a recordar sensaciones, momentos y personas. Mejora nuestra calidad de vida, ya que al rodearnos de aromas adecuados se genera una cascada de neurotransmisores que benefician la concentración, modulan nuestro estado de ánimo y apetito, y aumentan la sensación de placer y nuestra productividad, entre otros beneficios.

  • Receptores olfativos: Hay miles de receptores en la mucosa olfatoria ubicados en lugares estratégicos que facilitan al cerebro a discernir los olores buenos de los malos. Las neuronas nasales son las que procesan parte de la información, como si la nariz tuviera su propio cerebro. Los científicos estadounidenses Richard Axel y Linda Buck fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina por descubrir la existencia de unos 1.000 genes que sirven de receptores olfativos, capaces de reconocer y memorizar las estimadas 10.000 sustancias odoríferas que se conocen. Cada célula olfativa está especializada en identificar un número concreto de olores, cuya señal la envían al cerebro mediante impulsos eléctricos. Por esta razón la aromaterapia es tan efectiva, ya que actúa directamente en el cerebro y sus neurotransmisores, llevando un bienestar inmediato a nivel emocional y fisiológico.

La aromaterapeuta Denisse Ortiz explica que los aceites esenciales no deben ser usados durante el embarazo, lactancia y no pueden ser ingeridos (hay que mantenerlos fuera del alcance de los niños). Necesitan conservarse en un lugar fresco, seco y que no les dé la luz. Es vital que sean aceites certificados y comprados -siempre en envases de vidrio- en lugares establecidos.

Los más usados

La aromaterapeuta Andrea Canaval enumera los aceites esenciales más usados:

  1. Lavanda: Gran relajante, antidepresivo, excelente inductor del sueño. Útil en casos de dolor de cabeza.
  2. Menta: Es un regulador digestivo y respiratorio; ideal para dolores de cabeza y claridad mental.
  3. Bergamota: Muy bueno para combatir el estrés y la ansiedad. A nivel cosmético es excelente para tratar el acné.
  4. Naranja: Se suele utilizar en casos de angustia y depresión. Muy útil en casos de insomnio.
  5. Romero: Ayuda a la concentración. Otorga sensación de protección. Buen depurador y tonificante.
  6. Melisa: Buen filtro emocional. Actúa como tónico general y es suavizante cardíaco.

Cómo emplearlos

La aromaterapeuta Verónica Mujica explica que la aromaterapia puede ser usada de las siguientes formas:

  1. Difusión ambiental: en difusores de ultrasonido o en difusores de cerámica, colocando 5 gotas de aceite esencial sobre agua templada. Estos últimos no son muy recomendados ya que pueden quemar los aceites esenciales, perdiendo así sus propiedades.
  2. Masajes: diluir 3 a 5 gotas de aceite esencial en una cucharada de aceite vegetal (almendras dulces, macadamia, jojoba o sésamo) y aplicar sobre la zona deseada.
  3. Baño de tina: diluir 5 a 8 gotas de aceite esencial en una cucharada de aceite vegetal o un puñado de sal de mar. Agregar a la tina con agua tibia y disfrutar del baño no más de 20 minutos.
  4. Vía olfato: poner una gota de aceite esencial en una bolita de algodón e inhalar cada vez que se requiera.
  5. Uso cosmético: según el tratamiento a requerir, diluir 1 a 3 gotas de aceite esencial en base vehicular.