Belleza

Aceite de mongongo, el nuevo elíxir viene de África

En la eterna búsqueda de la belleza y juventud cada cierto tiempo se descubre una nueva fuente de beneficios, y esta vez viene de Sudáfrica, específicamente del árbol de manketti. Su fruto, el mongongo, es una nuez supernutritiva con propiedades emolientes y protectoras para la piel. Atentas, que podría ser el próximo hit de belleza.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Para muchas probablemente sea la primera vez que leen (o escuchan) de la fruta mongongo, también conocida como nuez de manketti o nongongo, y que es un pilar alimentario en Sudáfrica hace 7.000 años, por sus características altamente nutritivas. Proveniente del árbol de manketti -que alcanza alturas de 15 a 20 metros y es capaz de sobrevivir en condiciones desérticas-, esta especie de nuez con forma ovalada tiene un 53% de óleo en su composición, y se cosecha entre marzo y mayo entre las dunas de arena del desierto Kalahari. De ella se extrae por prensado frío un aceite amarillo.

Contiene principalmente grasas poliinsaturadas, las llamadas ‘grasas buenas’, porque ayudan a cuidar el corazón cuando se ingieren, y si se usa en la piel permanecen más tiempo que las grasas saturadas (como el aceite de coco). Su contenido de grasa desarrolla una capa protectora que impide la pérdida de hidratación. También es rico en proteínas y elementos como calcio, magnesio, zinc, cobre y vitamina E. Esta última conocida como un poderoso antioxidante y reductor de líneas finas.

Otra de las maravillas de este fruto es su contenido de ácido linoleico, que entrega propiedades calmantes y desinflamatorias, recomendadas para pieles sensibles, irritadas o con eczemas (lesiones inflamatorias).

Bienestar transversal

En lugares como Namibia y Bostwana la nuez de mongongo es un pilar básico de la alimentación. Para obtener sus máximos beneficios los frutos secos se cuecen al vapor para ablandar la cáscara, luego se pelan y se cocinan en agua hasta que la carne se separa del interior de la nuez.

El aceite que se obtiene de este fruto se usa tradicionalmente para proteger la piel durante el invierno, para humectar y también limpiarla. Proporciona protección natural del sol, así que los africanos lo usan bastante en labios, pelo y el cuerpo, pero no por eso reemplaza el uso de protector solar. “La propiedad más importante de esta nuez es la hidratación, fundamental para mantener una buena calidad de piel. Cuando un aceite natural tiene protección UV, esta varía entre el 3 y el 20%. El mongongo tiene aproximadamente un 10%, que para un piel de raza negra puede funcionar mejor, pero para pieles blancas y medias el FPS debe ser entre un 30 y 50, así que recomendaría el aceite de mongongo con fines nutritivos solamente”, enfatiza la esteticista y directora del centro de estética Zapatitos Rojos, Karen Espinoza.

En el pelo se puede aplicar a diario en puntas y una o dos veces al mes se recomienda masajear el cuero cabelludo para nutrir más profundamente el cabello y ayudar a reparar el daño y/o deficiencias nutricionales.

En Chile todavía es desconocido, pero en Estados Unidos ya se fabrican cosméticos con mongongo. En tiendas como Sephora se pueden encontrar productos para pelo y labios y en el sitio web sheaterraorganics.com (que realiza envíos internacionales) hay champús, aceites y acondicionadores para pelo y labios. Todo indica que su popularidad irá en ascenso, así que esperemos que pronto aterrice por acá para descubrir su potencial.