Moda

Pantalón de montar

Pantalón largo y resistente que se utiliza para montar a caballo. Holgado entre las caderas y rodillas se ensancha hacia los costados exteriores formando un semicírculo. A partir de las rodillas y hasta el tobillo se ajusta, terminando en una suerte de puño ancho, abotonado. Algunas versiones agregan parches de cuero, gamuza, paño u otros materiales en la parte interna de las piernas con el objeto de proporcionar agarre y protección al roce. O incluyen tiras elásticas en el borde inferior para mantener la prenda en su lugar.

  • Pia Montalva

Compartir vía email

400ORIGEN. El origen del pantalón de montar remite a la ciudad de Jodhpur, ubicada en el noreste de la India. Hacia 1890, sir Pratap Singh, maharajá de dicha urbe y eximio jugador de polo, inventa una indumentaria apropiada para el ejercicio de ese deporte. Introduce algunos cambios al tradicional churidar, un pantalón amplio a la altura de las caderas, ceñido en el tobillo y extremadamente largo, de modo que al vestirlo se pliegue alrededor de las piernas. El nuevo diseño, fabricado en sarga de algodón es adoptado por los equipos de polo locales. En 1897, la reina Victoria de Inglaterra celebra sesenta años en el trono del Imperio Británico. Sir Pratap, en compañía de su club, participan de las festividades. Los novedosos pantalones causan furor en Londres, entre los asistentes a los partidos. El maharajá solicita a un sastre de Saville Row replicar el modelo. Este último lo denomina jodhpur.

TENDENCIA. A partir de la Primera Guerra Mundial el jodhpur es crecientemente incorporado a los uniformes de los distintos ejércitos europeos y a la práctica del automovilismo, la aviación y el esquí. Para 1925 las mujeres han dejado atrás la costumbre de montar de lado, cubiertas por una amplia y pesada falda. La tenida ecuestre se compone ahora de un conjunto de jodhpur y redingote, un gilet a cuadros, camisa, corbata, botas altas, sombrero bombín, guantes. En los 30 las tendencias de moda impactan la forma original del pantalón. Menos voluminoso en la parte superior y provisto de bastillas contribuye a modelar la silueta alargada, propia del período. Se usa con bototos, camisa a cuadros y un sombrero de ala ancha. Desde los 80 abandona su condición de vestimenta especializada para sumarse a las colecciones de moda, como una variante más del pantalón.