Vida Sana

Frutos secos: buena fuente de proteínas

A pesar de su alto aporte calórico hay muchas razones para incorporarlos a la dieta. La clave es cómo y cuánto comer.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

frutos secos

Hay muchas razones para incorporar frutos secos a la dieta, pero su alto aporte calórico a veces confunde. ¿Es bueno consumirlos? ¿Cuál es la cantidad recomendada? Roberto Gabarroche, nutricionista de Clínica Avansalud, explica que una de sus principales características es su alto aporte en proteínas, que son las encargadas de formar y reparar tejidos en músculos, tendones, piel, uñas y pelo. “Adicionalmente participan y facilitan muchas funciones del organismo como el transporte de oxígeno, sistema inmunológico, en el metabolismo celular y como fuente de energía” agrega el especialista.

Por eso son un aporte esencial en la alimentación de tipo vegetariano, ya que una correcta porción de estos frutos equivale a comer algunos de los nutrientes más importantes que se obtienen de los animales.

Kilos de más

Roberto Gabarroche explica que los frutos secos pueden generar aumento de peso producto de su alto aporte de lípidos (grasas), que a pesar de que sean saludables y no contengan colesterol, se traduce en un elevado aporte de calorías. “Basar una alimentación teniendo sólo como fuente proteica a los frutos secos, podría favorecer un aumento excesivo de peso producto de su alta ingesta, sin embargo pueden ser parte de una dieta balanceada si se me se mezclan con legumbres, semillas y lácteos descremados y además se consumen con moderación”.

Porción ideal

• En una dieta con carne: 1 porción al día (2 cucharadas soperas) y optar por aquellos sin adición de sal. Consumirlos como snack o incorporarlos en ensaladas en reemplazo del aceite.
• En una dieta sin carne: No exceder de 2 porciones al día (4 cucharadas soperas). Consumirlos como snack o incorporarlos en lácteos y junto a cereales integrales, frutas o en ensaladas preferentemente de hojas verdes.

En belleza

Además de su alto aporte proteico los frutos secos se caracterizan por tener un alto contenido de vitaminas. Las almendras, avellanas y el maní son una buena fuente de vitamina E que es un potente antioxidante, por lo que protege los tejidos y retarda el envejecimiento.

Los pistachos, al contener vitaminas E y B, aportan más elasticidad a la piel.

Oda a los Frutos Secos