Gastronomía

De Música Viajera

Hay sándwiches, ensaladas, cositas dulces, y cada capítulo lleva el nombre de una canción, Wake up para los cafés o Sweet home Alabama para los postres, por ejemplo.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

comensala-ad

Para juntarme con una amiga a una reunión/almuerzo elegí este nuevo café en Providencia, ya que la ubicación nos acomodaba a las dos. En toda la esquina de Bucarest y General Holley está De Música Viajera, un espacio en el que la música es protagonista. Es amplio y cómodo, decorado con grandes cuadros de Jimmi Hendrix y Michael Jackson, fotos de Kurt Cobain, de los Beatles, los posavasos son disquitos. Hay un tornamesas y vinilos en exposición y venta, que están abiertos y se pueden escuchar: rock, pop, jazz y clásicos. Nosotras elegimos un disco de Dean Martin, que me encanta, y el mozo lo puso en el tocadiscos, pero cualquiera puede elegir y poner su disco. Mientras, revisamos la carta para ver qué pedíamos: hay sándwiches, ensaladas, cositas dulces, y cada capítulo lleva el nombre de una canción, Wake up para los cafés o Sweet home Alabama para los postres, por ejemplo. El local ofrece un menú del día que fue nuestra opción. Mi amiga Claudia pidió el con salmón y ensalada de quínoa, que estaba muy bien aliñada y rica, el pescado a ella le gustó y a mí me pareció que podría haber estado un poquito más crudo. Mi opción de menú fue con un suculento crudo, servido con tostadas que me ofrecieron de pan blanco o negro. Era una buena porción de carne aliñadita, servida con cebolla blanca en cubitos, pepinillos cortados, ají verde y salsa “sin censura” (los dueños de este café también son dueños de los locales Crudo y Sin Censura, de crudos a domicilio), y la verdad estaba buenísimo y contundente. El jugo del día era de melón tuna, y en la carta se ofrecen también jugos prensados en frío GreenBeats. Mientras tanto, en el tornamesas sonaron desde Frank Sinatra hasta el español Manuel de Falla. Para cerrar pedimos un brownie para compartir y café, que molieron ahí mismo. El brownie, que estaba en la vitrina junto a otros postres, lo sirvieron calentito y estaba correcto. A mi amiga y a mí nos gustó mucho el lugar y lo que probamos, la atención fue muy amable y el concepto nos pareció muy entretenido y musical. El lugar, además, es tranquilo en medio del ajetreo de Providencia. Como para volver. Consumo: Plato principal + jugo natural + sopa o café: $6.900.

NOTA: 6.5 / Bucarest 49, Providencia. Teléfono 2 3224 2339.