Hombres

Fabrizzio Dasso

Con su marca Konvert lleva cuatro años transformando objetos en desuso en bolsos, billeteras, ropa y mobiliario. Es lo que se conoce como ‘upcycling’, o suprarreciclaje y que, según explica este publicista, le da una segunda vida al objeto y no solo a su materia prima.

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

Foto Jaime Palma

400-interiorTodo partió en Londres con un par de zapatillas viejas. Fabrizzio (31) trabajaba en un hostal y un día perdió su billetera. En vez de comprarse una nueva decidió fabricarla. Encontró en su bolso un par de zapatillas Converse que ya no usaba y con ellas creó su primera billetera. Le gustó el resultado, pero quiso ver cuál era el feedback de la gente. La dejó en la recepción y las personas empezaron a preguntar por ella. Fueron tan buenos los resultados que, cuando regresó a Chile, decidió crear su marca Konvert y venderlas.

Pero antes de ese viaje Fabrizzio estudió publicidad. Nunca le gustó, lo hizo por falta de confianza en sí mismo, dice, si no hubiese estudiado diseño industrial o arte. Por eso, cuando terminó la carrera, decidió irse a mochilear a Nueva Zelanda. Fue tanto lo que le gustó que se dedicó a viajar por cerca de tres años, pasando por Australia, Sudeste Asiático y África. Hasta que llegó el último año a Londres, donde descubrió su pasión: encontrar objetos en desuso y darles una segunda vida.

Eso es lo que se conoce como upcycling. “La diferencia con el reciclaje es que uno ahí rescata la materia prima, pero en el upcycling se reutiliza un objeto que ya no se usa, dándole un mayor valor”, explica Fabrizzio. “Yo trato de lograr que en este nuevo producto se pueda identificar rápidamente lo que fue en su vida anterior, la idea es mantener un lazo”, dice.

La búsqueda de materiales, cuenta Fabrizzio, se ha dado de manera espontánea. “Los encuentro o me encuentran”, dice. Pero aclara que no todos los desechos sirven. “Soy quisquilloso en términos de buscar un material que cumpla una armonía entre lo estético y lo funcional, y que en mis humildes estándares sea lo mejor posible”, cuenta. Pero lo importante para él, más que el producto final, es la historia que esos productos tienen para contar.

Actualmente, Konvert tiene billeteras y bolsos de cuero de segunda mano para hombres y mujeres, objetos de luminaria (como lámparas de pie hechas con foco de citronetas, fierro y pastelones de la calle) y, hace poco, la primera colección de ropa. “Son poleras de algodón 100% orgánico. Lo entretenido es que como no eran upcycling tratamos de hacer una conexión. Por eso en las etiquetas viene la historia de cómo nacieron y al reverso sellamos al vacío semillitas de diferentes plantas para que el dueño las pueda sembrar”, explica.

En Facebook: Konvert.cl