Vida Sana

Relajante Melisa

Conocida por su increíble poder tranquilizante, esta plata es un remedio natural por excelencia para tratar los estados nerviosos, pero sus beneficios van mucho más allá

  • Revista Mujer

Compartir vía email

MelisaHay personas que dicen que de tan solo olerla se tranquilizan. Y es que su intenso aroma y su delicado sabor son conocidos por aportar calma y reconfortar el ánimo.

La Melisa, también conocida como Toronjil, es un remedio natural por excelencia  que apacigua los estados nerviosos, como por ejemplo:

  • Estrés: El ritmo acelerado de la vida moderna, el trabajo, los problemas del día día…son varias las razones que pueden provocar un cuadro de estrés. En estos casos la Melisa puede ser de gran ayuda para  tranquilizar y recomponer el ánimo.
  • Problemas personales: Hay situaciones y dificultades que generan una sensación de angustia que muchas veces se transforma en un ‘nudo’ en la boca del estómago. Para estos casos el toronjil  también es de gran ayuda para calmar el cuerpo y la mente.
  • Problemas de insomnio: Por su poder sedante, y porque tiene propiedades ligeramente narcóticas, la Melisa también ayuda a conciliar el sueño.

Pero también, muchas veces estas mismas alteraciones del estado de ánimo provocan problemas físicos como taquicardia de origen nervioso, espasmos musculares o dolor de estómago, fibromialgias, colon irritable, reflujo, bruxismo o contracturas musculares . En todos esos casos esta planta tiene la propiedad de calmar las dolencias.

Otros beneficios


Si bien la melisa es conocida por estas propiedades tranquilizantes que ayudan en estos desequilibrios nerviosos, también aporta otros beneficios menos conocidos:

  • Es buena para calmar dolores. Gracias a los ácidos que contiene, la melisa tiene propiedades analgésicas que son de gran ayuda para mitigar diversas dolencias: como dolores de cabeza (especialmente jaquecas o migrañas), menstruales, de muelas o de oídos.
  • Para los problemas digestivos esta planta puede ser muy útil gracias a que sus propiedades sedantes no solo relajan la musculatura de los miembros externos, también ayuda a calmar las agitaciones del aparato digestivo. También ayuda a digerir mejor los alimentos y a reducir los dolores estomacales producidos por retorcijones.
  • Para los problemas en el hígado. La melisa tiene la propiedad de actuar sobre la vesícula biliar, siendo capaz de aumentar la producción de bilis
  • Para el asma. Sus propiedades antiespasmódicas pueden resultar útiles para prevenir los espasmos producidos por los ataques de tos.
  • También tiene un poder afrodisíaco. La melisa también puede ayudar a aumentar la libido en las mujeres

Más allá de los usos medicinales, esta planta es también utilizada en la cosmética para champús, dentífricos  y cremas, según nos cuenta  Maria Elena Rudolphi, Químico farmacéutico de Farmacias Knop. Y agrega que “por otras propiedades que se le asocia a la melisa, como antisépticas, hay estudios que describen efectos benéficos en herpes bucal acotando el período en que aparecen las ampollas”.

Formas de ingerir y utilizar


Rudolphi nos explica que esta planta, debido a sus múltiples beneficios, se puede tomar y/o usar de diferentes maneras:

  • Lo que se utiliza son las hojas, si la tiene fresca o seca en Té para infusiones, no requiere hervir ya que la hoja es blanda, no se usan tallos ni partes duras basta con agregar agua hervida. Puede tomarla a diario e incluso le ayuda a relajarse antes de dormir.
  • En forma de caramelos por su agradable sabor semejante al limón.
  • En aromaterapia en masajes corporales descontracturantes y relajantes o en difusores por su efecto tranquilizante suave.
  • En preparados fitoterapéuticos en Cápsulas, con dosis en milígramos, acá su efecto es mucho mayor y existen dosis médicas como es el caso del tratamiento del reflujo, colon irritable, ansiolítico y sedante.
  • En preparados homeopáticos, existe en tabletas, glóbulos y gotas sola y combinadas en su acción ansiolítica en formulaciones para el insomnio, colon irritable, antiespasmódica en dolores abdominales.

Agua del Carmen


La usanza de esta planta como remedio natural para clamar el alma no es un gran descubrimiento. De hecho, como muchas plantas medicinales, son utilizadas desde hace miles de años. Ya desde el siglo XVI la congregación Carmelitas Descalzas  la usaban para hacer la famosa ‘Agua del Carmen’ para aliviar los malestares que ellos denominaban “del  alma”.

Se trataba de una mezcla de agua, alcohol, flores de melisa, romero, menta, clavo de olor y cáscaras de limón. Tan impresionados quedaban las personas que la consumían, que sus bondades se divulgaron con rapidez. Debido a su aroma e increíble poder reconfortante, esta agüita ayuda a alegrar y confortar el corazón.

Hoy, la misma receta se puede encontrar en farmacias.

Contradicciones


Todo fitomedicamento en que se sobrepasa la dosis recomendada puede presentar efectos no deseados, dice María Elena Rudolphi. “El descrito para la melisa es que baje la presión. Por lo tanto a la hora de ingerir melisa consulte a un especialista” explica.