Columnas

Close the loop, para cerrar bien el ciclo

Más de 14 mil toneladas de ropa que desde 2013 han llegado a las tiendas de H&M en Chile y el mundo se reciclaron y se transformaron en esta nueva colección.

  • mariano.toledo

Compartir vía email

Varias veces en los últimos tiempos, particularmente en Estados Unidos, me ha pasado algo que llamo “fobia a la hiperproducción de ropa”.

¿Cómo acontece? Siempre es igual: yo parado en el medio de un gigantesco salón de una tienda departamental atestada de percheros, llenos de ropa, con etiquetas de precios corregidos con más de 4 descuentos sucesivos. ¿Síntomas? Sudor frío, palpitaciones, y comienzo a preguntarme: “¿Por qué no dejan de fabricar tanta ropa? ¿Dónde se almacena esta cantidad de prendas? ¿Qué hacen con lo que no se vende? ¡Hay más ropa que personas que la compren! ¿Cómo termina el rapto de fobia? Con un pedido profundo y primario que sale desde el alma: ¡¡Paren de fabricar ropa indiscriminadamente, ya hay demasiada!!

Cuando fui a conocer la nueva colección de H&M Studio me encontré con un perchero que decía: “Close the Loop”. Me acerqué, era una pequeña colección de prendas sencillas, bien construidas y de buena calidad en denim, en colores oscuros, con diseños austeros y pocos accesorios. Tal sobriedad terminaría respondiendo mis demandas de producción responsable de prendas.

¿Qué es Close the Loop? Es una iniciativa de H&M para reciclar la ropa en desuso y con esta generar nuevas prendas. La gente deja la ropa que ya no usa, un notable rasgo de desapego que todos deberíamos ejercitar. Más de 14 mil toneladas de ropa que desde 2013 han llegado a las tiendas de H&M en Chile y el mundo se reciclaron y se transformaron en esta nueva colección.

Confeccionada con algodón reciclado y algodón orgánico, la colección tiene prendas para mujeres, hombres y niños. Encuentro en esta iniciativa una decisión responsable y alentadora de una de las marcas globales más importantes del retail mundial.

¿Qué se logra con esto? Reducir el impacto ambiental de la industria de la moda, limitando los residuos que van a los vertederos y el ahorro en recursos naturales utilizados en la producción de las telas. Se dice que algunas marcas de lujo de la moda queman y destruyen todo aquello que producen y no venden. ¿Miedo al plagio? ¿Soberbia comercial? o ¿simplemente desatino?

En un mundo hiperacelerado, donde todo se produce más rápido de lo que se consume, estas propuestas dan respiro a los consumidores, pero lo más importante: otorgan una tregua al planeta. Ciclo virtuoso, ciclo que se cierra; ciclo que recicla. Quizás el comienzo de una nueva época, donde dejemos de producir para mirar todo lo que ya hemos producido; para reinventarlo y reusarlo.