Belleza

El poder de la arcilla

De acuerdo a su color posee diferentes beneficios. La arcilla, en general, además de limpiar y exfoliar el cutis, calma, purifica, regenera, es un agente antibacteriano y antiinflamatorio para la piel. Consultamos a dos expertas acerca de las propiedades que las variedades rojas, blancas, verdes y rosas proporcionan.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

Múltiples beneficios

La arcilla tiene una gran capacidad para absorber todo tipo de sustancias y toxinas, además posee un gran poder desinfectante y antiséptico. “Es rica en minerales que nutren la piel y la revitalizan, estimula la circulación y depura el sistema linfático. En resumen, la arcilla aporta salud y repara los daños en el cutis”, cuenta Mónica Böhmer, cosmetóloga del Centro de Medicina y Estética Medsthetik. “Las mascarillas de arcilla ofrecen una serie de propiedades terapéuticas que las convierten en un excelente tratamiento para la piel y el cabello. Su uso en cosmética puede ir en combinación con hierbas y aceites esenciales”, complementa la experta.

“La arcilla es rica en minerales que nutren la piel y la revitalizan, estimula la circulación y depura el sistema linfático. En resumen, aporta salud y repara los daños en el cutis”, cuenta Mónica Böhmer, cosmetóloga y directora del Centro de Medicina y Estética Medsthetik.

Sus tonalidades

“La arcilla proviene del deterioro de las rocas, que se descompone debido al clima. Dependiendo de la roca, obtendremos diversos colores y propiedades”, explica la cosmetóloga Karen Espinoza, directora y esteticista del centro Zapatitos Rojos.

Arcilla blanca: “Se considera la arcilla de mayor pureza, es la más usada en tratamientos faciales”, cuenta Mónica Böhmer. Es ideal para pieles deshidratadas, sensibles y envejecidas, es desintoxicante, regeneradora celular y aclarante, por lo que tras su uso promete una piel iluminada y suave.

Arcilla verde: Es ideal para pieles grasas por su efecto antibacteriano, purificante y también refuerza el sistema inmunológico al combatir la bacteria que produce el acné. “También trata inflamaciones, dolencias y lesiones gracias a sus propiedades descongestivas”, complementa Karen Espinoza.

Arcilla roja: Tiene gran poder estimulante, principalmente sobre el sistema circulatorio, venoso y linfático, por lo que este tipo de arcilla no es indicado para tratamientos faciales, sino que se recomienda para uso corporal y capilar. Es perfecta para personas que sufran de retención de líquido, celulitis o lesiones musculares, apuntan ambas expertas.

Arcilla rosa: Es el resultado de la mezcla de arcilla blanca y roja, esta sí se puede utilizar en el rostro. Su efecto será estimulante, regenerador y antioxidante. Este tipo de mascarillas, de acuerdo con las cosmetólogas, es ideal para pieles secas y también se recomienda para cutis sensibles.

Para un buen uso en casa

Es importante mencionar que para realizar este tipo de mascarillas, que pueden encontrarse a la venta en formato de polvo o crema listas para preparar, se deben tener ciertas consideraciones:

– La arcilla debe depositarse siempre en utensilios naturales de madera, greda, cerámica o cristal. La misma regla corre para la paleta con la que se revolverá la mezcla. Nunca utilizar plástico o metales, porque estos elementos pueden alterar las propiedades de la arcilla.

– “Lo ideal es mezclar la arcilla con agua purificada o aceites naturales a temperatura ambiente “, recomienda Karen Espinoza. (Para saber qué aceites son los adecuados de acuerdo al tipo de piel revisa más abajo).

– Las expertas recomiendan hacer una exfoliación previa. “Lo óptimo es tener los poros limpios para una buena absorción de los nutrientes”, advierte Karen. “Es ideal visitar a tu cosmetóloga una vez al mes para limpiar los poros y potenciar el cuidado de tu piel con este tipo de mascarillas en casa”, complementa.

Mónica Böhmer propone dos recetas:

– “Mezclar una cucharada de arcilla en polvo (disponible en tiendas de cosmética natural) con aproximadamente tres de agua para formar una pasta homogénea. Dependiendo del tipo de cutis se puede añadir aceite de oliva (pieles secas), aceite de rosa mosqueta (pieles maduras o quienes deseen disminuir imperfecciones) o aceite de almendra (para todo tipo de piel). Dejar actuar 15 minutos y retirar con agua tibia.

– “Para una exfoliación suave en pieles sensibles es ideal la arcilla verde en combinación con aceite de caléndula y agua. La mascarilla se prepara mezclando la arcilla con agua, pero para potenciar sus propiedades es preferible reemplazar esta por una infusión de tomillo (que limpia y purifica la piel), menta poleo (da tersura y elasticidad) o manzanilla (descongestiona y calma el rostro). En este tipo de cutis son recomendables estas dos últimas”.