Mujer sustentable

Amor ecologista

Todos los días del año son ocasión para celebrar y hacer regalos en equilibrio con nuestro entorno, aprovechando lo que nos entrega la estación y la labor de emprendedores locales o alternativas solidarias. Aquí hay algunos ejemplos, ideas o inspiraciones para celebrar de a dos.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Nicolás Abalo Maquillaje y pelo: Pati Calfio

Flores con sentido

De temporada: durante 35 años, Flores de Ocoa cultiva decenas de especies con cuidado del medioambiente y da trabajo a cerca de 50 personas. Vende en el Mercado de Flores y Plantas Santiago la producción de su vivero, un espacio de 10 mil hectáreas ubicado en la Quinta Región. En su página web hay un calendario para conocer qué flores de estación están disponibles cada mes. Para febrero, por ejemplo, crecen girasoles, gerberas y rosas.

De la pasión: Jana Toscheva conoció la planta que da esta flor en la costa central de Chile y se enamoró de la especie. Actualmente cultiva cerca de 40 tipos y tiene el único vivero del país dedicado ciento por ciento a estas plantas. La pasiflora o pasionaria es trepadora y capaz de triplicar su tamaño en apenas una temporada. Sus flores aluden a la Pasión de Cristo por la forma de clavo que tienen sus pistilos y son una notable obra de arte de la naturaleza que vale la pena regalar para cultivar y resguardar, uniéndose a la labor de Jana Toscheva. Según la variedad, los precios van desde $4.000 hasta más de $30.000.

www.floresdeocoa.cl

www.passiflorachile.cl

Mucho corazón

De varios colores son los delicados corazones para sobreponer en una mesa que elabora la ceramista Paz Vial. Están disponibles por estas fechas de vacaciones solo en su tienda de Parque Arauco. Hay corazones de distintos tamaños y, aunque se hacen con moldes de yeso especiales para el trabajo en cerámica, tienen como gracia que ninguno es completamente igual a otro.

www.pazvial.cl

Cenas únicas

Sofisticado: es tendencia cocinar con respeto por la naturaleza y la cultura. Dos buenas alternativas para una salida a comer especial son Peumayén y Boragó. El primer restaurante tiene una carta que combina productos, técnicas y recetas originales de culturas ancestrales de Chile. El segundo destaca por su trabajo con productos provenientes de pequeños productores a lo largo de todo el país, uso de agua de lluvia de la Patagonia, leche de animales criados libres, vinos creados por proyectos familiares, vegetales cultivados naturalmente y productos del mar comprados directamente a pescadores.

Simple y muy romántico: para muchos, el mejor panorama es un picnic. Cuatro básicos para hacerlo ecológico son llevar platos, vasos y cubiertos reutilizables; usar servilletas de género; compartir fruta y preparaciones caseras para evitar envoltorios plásticos, y, al irnos, limpiar el sitio ocupado.

www.peumayenchile.cl

www.borago.cl

Con cariño al sur

Reforestemos Patagonia es un proyecto que busca mantener y repoblar bosques del sur de Chile. Entre sus modalidades de acción está la campaña que invita a regalar un árbol con un sistema que funciona de manera muy simple vía online: se elige un bosque y el diseño de tarjeta para que el obsequiado la reciba en su correo con el código que le permite activar la plantación real del árbol y luego seguir su evolución.

www.reforestemospatagonia.cl