Vida Sana

La buena energía de la raw food

Aprovechar todos los nutrientes y, sobre todo, la vitalidad de los alimentos frescos y crudos: es la fórmula de esta cocina que, en su sentido más profundo, busca beneficiarse de la energía proveniente de la tierra, del sol, del agua y del aire, los elementos que ayudaron a desarrollar lo que nos llevamos a la boca.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Nicolás Abalo Maquillaje y pelo: Pati Calfio

400CÓMO COCINAR CRUDO. En el universo de la comida raw o crudivegana quedan fuera los platos que necesitan altas temperaturas o agua hirviendo. El máximo permitido es 42 °C, por eso, entibiar las preparaciones es válido.

¿Qué se puede cocinar? La variedad es amplia y va más allá de ensaladas. Algunos ejemplos son cheesecakes, tartaletas, helados, pastas con distintas salsas, leches vegetales, aderezos, jugos y batidos frutales, pan (esenio o germinado) y sopas.
Vale saber que las sopas crudas no necesariamente son frías porque se pueden preparar con vegetales calentados a fuego bajo. Otras técnicas de cocina raw son el uso de deshidratador, un artefacto que seca y actúa como horno para preparar galletas o panes; la fermentación de semillas, que sirve para hacer bebidas probióticas; la mezcla de frutos secos y frutas frescas, todo molido para preparar tartaletas; y el remojo o germinado, que multiplica la posibilidad de absorción de nutrientes en semillas, frutos secos, cereales y legumbres.

BENEFICIOS. Según la tendencia raw, los alimentos crudos nos entregan su energía vital, el principio activo o fuerza que nos mantiene vivos, el mismo cuya ausencia se advierte en agotamiento o la aparición de una enfermedad.
Nutricionalmente, este tipo de cocina tiene alto contenido de fibra, vitaminas y minerales, bajo índice calórico, además de elevado aporte de fitoquímicos con propiedades antioxidantes, polifenoles y diuréticos.

CÓMO EMPEZAR. Para seguir ciento por ciento esta alimentación se requiere de un chequeo de salud previo para conocer niveles de hierro y vitamina B12, dos nutrientes que pueden bajar con este régimen alimentario. Luego, el proceso de adaptación es gradual y personal. Por ejemplo, se puede comenzar aumentando la ingesta de verduras y frutas. Una opción concreta: empezar el día con un desayuno compuesto de batido de frutas de la estación y puñado de hojas verdes para sumar valor nutritivo.

PARA APRENDER. La Fraternal: sus dueños se identifican como los primeros en tener una carta raw en Santiago, comenzando en 2011 con su clásico ‘jugo de luz’. En su página web está el menú completo y la información de sus constantes cursos y talleres; el próximo será de chocolates raw.
Simple y Vivo: del chef Nico Decarli, este espacio realiza cada mes clases de cocina crudivegana con diferentes temáticas; además comparte todo tipo de material audiovisual.
Chirimoya Alegre: su página web tiene numerosos datos para seguir la alimentación viva, además de horarios de clases y recetas para practicar en casa.
www.lafraternal.cl
www.simpleyvivo.com
www.chirimoyalegre.cl