Belleza

Masajes faciales, ¡ya!

Con algunas técnicas para masajear el rostro podemos revitalizar la piel fatigada por el estrés o la falta de sueño y promover la circulación sanguínea. La esteticista María Olga Estrada nos enseñó cómo hacerlo y lograr desinflamar la cara, o incluso un lifting temporal para una gran ocasión. Manos, ¡a trabajar!

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Ilustraciones: Marina Gerosa

Drenaje linfático


Nota. Se presiona 10 veces en cada uno de los puntos que se indican a continuación, siempre con la yema de los dedos.

1. Con las manos cruzadas sobre el cuello presionar los ganglios que se encuentran en los huecos de las clavículas.

2. Presionar con la yema de los dedos los ganglios que se encuentran detrás de la oreja. Repetir la operación ejerciendo la presión esta vez al frente de las orejas.

3. Ahora nos dirigimos a la sien para relajar la tensión de esa zona, sobre todo para quienes padecen bruxismo.

4. Haciendo una pinza con el dedo índice y pulgar, se ejerce presión en las cejas, mientras se ‘drena’ desde el ceño hacia la sien.

5. Con los dedos anulares se presionan los lagrimales y se va descendiendo por toda la nariz, apoyando las yemas en cada punto que tocan hasta llegar a la línea de expresión de la risa.

6. Finalizar ejerciendo presión con el dedo pulgar justo por debajo del mentón (calculando apoyar justo debajo del paladar).

7. Con ambos pulgares se arrastra desde el punto anterior hacia detrás de las orejas y luego hacia las cuencas de las clavículas, para vaciar todo el líquido que hemos soltado con los puntos de presión.

Antiestrés


Es un masaje antitensor que busca relajar el ceño fruncido y el músculo macetero, que se tensiona por el bruxismo constante. Con la yema de los dedos realizar un masaje deslizante desde el ceño hacia arriba y luego a los costados. Ya en la sien masajear en forma circular y descender con ese movimiento hacia el músculo macetero (al costado de la mandíbula) y en línea recta a la comisura de los labios. La lengua se apoya suavemente en el paladar para relajar la mandíbula.

Revitalizador


Como reacción al estrés, por la falta de sueño o por causa del cigarrillo, el rostro puede realizar vasoconstricción y se ve apagado o verdoso. Para promover la circulación y energizar la piel, la cosmetóloga María Olga Estrada recomienda utilizar la técnica de pianotaje (golpecitos con la yema de los dedos) y de pinzas con los dedos.

1. Dar golpecitos en los pómulos, mentón y frente.

2. Haciendo pinzas con el dedo pulgar e índice ‘pellizcar’ suavemente las zonas donde previamente se dieron los golpecitos teniendo cuidado de no movilizar la piel, sino solo ‘pincharla’ con los dedos.

Efecto lifting


Aquí necesitas al menos 30 minutos. Recuéstate y realiza los siguientes pasos:

1. Desmaquillar el rostro

2. Aplicar en los ojos compresas bien frías de manzanilla

3. Con las palmas de la mano cubriendo el rostro presionar con los bordes externos de la mano los costados de la nariz y deslizar las manos hacia afuera -siempre presionando con la base de las palmas- hasta abrirlas, como muestra la ilustración.

4. Repetir por 5 a 10 minutos.

5. Resultado, pómulos levantados y un rostro más terso por alrededor de una hora y media.