Belleza

Labios sin límites

Como borrosos, como entintados... una de las tendencias que se vieron en las pasarelas de otoño el año pasado fueron los ‘blurred lips’, un maquillaje difuso hacia el contorno de la boca. Lo rescatamos para esta época porque se ve muy fresco, natural y es fácil de lograr.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Las mujeres que lucen sus labios bien maquillados podrían desestimar un estilo que está lejos de lograr una boca ‘impecable’. Pero los blurred lips no son aburridos, su aspecto imperfecto es una buena alternativa para usar colores fuertes de una forma más sutil y sin la necesidad de un pulso excelente. Como se trata de un estilo en el que el maquillaje se concentra en el centro y el contorno no está delineado, se ve como cuando el labial se va desvaneciendo a lo largo del día.

Quizás este efecto de ‘cotidianidad’ que logra este look fue lo que cautivó a varios diseñadores, quienes llevaron los blurred lips o ‘kissed-off color’ (llamados así por el aspecto de tinta que queda en los labios cuando el lipstick ha sido removido luego de besar) para resaltar sus diseños en las pasarelas de otoño 2015.

La make-up artist Lucía Pieroni desarrolló para Vera Wang una boca entintada en rojo vinoso con las esquinas imperfectas, imitando como queda cuando nos maquillamos las simples mortales. Un poco más desvanecido, como ‘after party’, fue el look que creó Rachel Tilbury para Rachel Zoe, y Pat McGrath levantó el desfile de Dior con unos labios fucsias que si bien creaban un efecto más delgado, se vieron frescos y naturales.

“Este estilo es interesante porque permite generar una nueva forma de labios de manera sutil, es una propuesta fresca que emula los labios teñidos por las frambuesas o moras en los días de campo”, dice el maquillador nacional Raúl Flores.

¡A difuminar!

Para lograr este maquillaje las tintas para labios son excelentes, pero si no se tiene a la mano, una textura mate permite obtener buenos resultados. “Lo primero es exfoliar e hidratar la zona, para luego quitar el exceso de bálsamo labial y proceder a aplicar una capa ligera de base o corrector. Con una brocha se comienza a ‘manchar’ la boca desde el centro hacia afuera (también se puede realizar con un lápiz delineador que luego se difumina con una brocha limpia) para que los bordes queden difusos”, explica Raúl Flores.

Otra alternativa es aplicar el labial sobre la mano para entibiar los pigmentos y que el producto quede más emoliente. Luego con el dedo anular dar golpecitos en los arcos de Cupido y el labio inferior. Se frotan los labios y se limpian las esquinas con un cotonito.