Gastronomía

Metropol

La carta ofrece variedad de cervezas y schop de la marca auspiciadora y otras, y también cócteles, destilados y algunos vinos.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Con los niños de vacaciones en Santiago, buscar panoramas es una necesidad, así que los invité a almorzar a una sanguchería. Queda cerca de la casa de mi hermana, por lo que la sumamos a la reunión. Esta es una sucursal de Metropol, local en Vitacura que comentamos en estas páginas hace unos años. Tiene una excelente terraza con piso de cerámica, cálido techo de bambú, mesas de madera rústica. También tiene mesas adentro y algo muy importante: amplio estacionamiento propio. La carta ofrece variedad de cervezas y schop de la marca auspiciadora y otras, y también cócteles, destilados y algunos vinos. Para comer hay opciones para compartir, como quesadillas, papas bravas, empanadas, chorrillanas. Probamos el crudo valdiviano: un bloque de carne molida acompañada de cebollita picada, ají verde, pepinillos en cubitos, perejil y cremosa salsa fría que le da justamente el toque valdiviano, estaba muy bueno y era supercontundente. Nosotras no estábamos tomando alcohol ya que teníamos muchas cosas que hacer esa tarde, pero me pareció que junto a una cerveza ese crudito estaría buenísimo, servido frío además, como me gusta, y con buena cantidad de tostadas. Además probamos un churrasco italiano y una hamburguesa Escuela Militar, ambas pedidas por mis hijos; los sándwiches vienen con papas fritas. El churrasco estaba bien, la fricandela de la hamburguesa era tremenda y casera, bien aliñadita. Pedimos también un wrap de camarones al vino y champiñones, pimiento y queso mantecoso, que estaba muy rico, y una ensalada para la conciencia. En carta decía que la Venezia traía higos secos (junto a manzana verde, toques de queso roquefort, hojas verdes y nueces tostadas) y un dressing de crema ácida y ciboulette, pero el garzón vino a decirme que no había higos secos ni el aderezo, por lo que me ofreció agregar más de los otros ingredientes y yo accedí. Finalmente llegó con los higos pero sin el dressing, y con gran cantidad de queso azul, todo estaba fresco y la porción era normal. Pero el tamaño de los emparedados es enorme, y los chicos no pudieron terminar, y también nos sobró al menos un tercio de crudo. Por suerte tienen cajitas para llevar porque también hay delivery. Ah, hay un menú diario que atrae bastante público al almuerzo. De postre compartimos un brownie tibio con helado, salsa de chocolate y muuuchas nueces, también gigantesco y rico. Mi hermana, que es vecina, dijo que volverá con su familia. Yo, por mi parte, hubiera agradecido que, aunque amable, el garzón me hubiese dicho que el pedido era demasiado grande para nuestro grupo. Consumo: todo lo descrito + 3 bebidas y 1 limonada, $43.000.

NOTA: 5.8 / Av. Las Condes 7063. Teléfono 228919424.